Variantes en torno al Amor

 

    Por Don Samuel Valero Lorenzo

56>  VARIANTES EN TORNO AL AMOR.

                       I

          El que es Amor, crea al hombre

a imagen suya,

respuesta y eco de su Ser, 

en el amor de mujer y de varón.

     Dos en uno, cogidos de la mano,

sumergidos en el ímpetu del río,

entrañas de sementera divina,

balbuce la mies de nuevas criaturas.

 

                       II

      Amar, no querer sin el otro vivir:

olvido de sí por pensar en el otro;

es salir de sí para encontrarse;

vaciarse para que el otro quepa.

      Es donación y aceptación,

identidad de dos en uno     

      

                       III

            Tú existencia es exigencia de la mía:

para qué quiero los días

si tú no estás a mi lado.

Amar es existir,

no es felicidad ni dolor:

es la radicalidad del ser

vivido en plenitud,

sea en felicidad o en dolor.

 

           En el amor no caben más que dos:

sólo uno es capaz de otro,

sus linderos son comunes:

los límites del uno

son los límites del otro

 

                       IV

      Tú para mi; yo para ti,

yo por ti; tú por mi;

tú conmigo; contigo yo;

en ti, yo; en mi, tú.

    Sin ti no existo yo,

sin mi, tampoco tú:

andamos los mismos pasos,

aunque sean pasos heridos.

 

     Me duermo en tu perdón,

me alegro de tus ojos

que iluminan mi paisaje,

me duelo de tu ausencia,

das ilusión a mi trabajo,

contigo mis prisas se sosiegan.

      

                       V

    El amor es semilla de Dios

sembrada en el ser del hombre:

se descubre y se posee como eterno.

No tiene más medida que el amor,

y su precio sólo es el amor que se recibe:

no existe otra moneda ni cabe otra medida.

         

                       VI

       Don maravilloso en vasija de barro:.

fragilidad no del amor sino del hombre;

lo derrama el egoísmo.

      Es humana y divina tragedia:

por el amor se lucha y por él se da la vida.

como la dio el Divino Alfarero.

                   (12-XII-2006)


 

57>        LOS HERODES

         Los niños se entienden

con los niños en sus juegos,

se entienden con Jesús

recién nacido en el portal:

lo besan,

juegan con la mula y con el buey;

con ángeles y pastores,

con los Magos y sus pajes,

bajo un paisaje de estrellas.

       ¿Qué tendrá este Niño de Belén?

       Pero vuelven los herodes

que persiguen a inocentes

prohibiendo villancicos

y tirando a la escombrera

los belenes de los niños,

contra el derecho de sus padres:

desterrados en su patria

-¡cual emigrantes sin papeles!-

so pretexto de libertades culturales.

       ¿Qué querrán estos herodes

fundamentalistas, feligreses

de dogmas y de ritos laicistas?:

¿¡Adorar al sol en los solsticios!?

¿¡Prender fuego al Niño y a sus huellas!?

      ¿Qué tendrá este Niño de Belén

que tanto odio les suscita?

               28-XII-2006


                   

58>  AMAR ES SUFRIR

      He querido decirte mi amor,

decirte un amor que consuele,

mientras uñas de gato amordazan mi lengua.

      He querido decirte mi amor,

decirte un amor gozoso,

mientras me siento pulido, cual guijarro,

por aguas de arroyo dolorido.

       Por llegar a ser dichoso,

mientas andaba caminos pedregosos.

pensaba que amar no es sufrir. 

      Sólo al entender que Dios me ama,

y me he dormido confiado

en el costado de su cruz herida,

 me ha amanecido la buscada dicha.

           25-III-2007

 


  

59> SOBERBIA

       Era yo nada,

Tú me llamaste,

sentí la soberbia,

quise ser alguien;

Tú me humillaste

y volví a la verdad

de mi nada.

      Me llamaste de nuevo,

presente mi nada,.

y empecé

con miedo a ser alguien,

por temor a mi nada.

       22-IX-2007

 


 

60> EL SILENCIO DE LOS MUERTOS

       Los muertos no hablan,

guardan silencio,

¿angustioso silencio de la nada?

Si misteriosa la vida,

tan misterioso el silencio.

      No interrogan, están ya

en la respuesta.

No tienen lengua ni cuerpo:.

sus despojos son

los que nos gritan preguntas.

     ¿Adónde vamos?

Sólo la fe hace sonoro,

con brillos de esperanza,

su terco silencio.

    22-XI-2007

 


 

61>     EL PODER DE UN NIÑO

           En el cielo de esta noche,

los cuernos de la luna

ensartan guirnaldas de estrellas,

corona  para una Doncella

que aguarda a su Niño,

al Sol, que va a nacer.

....

     Ya el Niño es nacido,

pétalos de rosa, gotas de rocío,

fuente clara de las cumbres,

lana blanca de cordero,

del Cordero aún tierno.

     Sólo un niño, su debilidad,

su encanto, su inocencia,

su sonrisa, su llanto...,

sólo un niño es capaz

de derretir el hielo que petrifica

los corazones humanos...

Sólo un niño...,

y si este Niño es Dios,

los “tú-él-yo” estamos salvados.

   24-XII-2007

 


 

62>    TORRE DE SAN MARTIN

       Torre cuadrada, esbelta y airosa,

reina coronada de almenas

que abrochan los cuatro paños

de tu bella lencería mudéjar;

y, abiertos tus pies en arco,

das paso a la fatigada Andaquilla.

       Sin que te suenen campanas

nos invitas y a los cielos apuntas:

la armonía de tu regio encaje

de los pies hasta la cruz

a dejarlos clavados en la altura.

       Torre de San Martín, rubia y gallarda,

con tu gemela del Salvador,

morena y más recatada,

con los pies también en arco,

tocada de azulejos en esmalte,.

sois la perfecta sinfonía

en ladrillo de las artes de alarife

con arreglos de actual maquillaje.

       18-II-2008

 


 

63>   NUEVA PRESENCIA

        Vino Jesús, verdadero Dios,

 y estrenó su humanidad,

¡asombro de amor!

al nacer de la doncella María:

niño con llantos y risas;

creció en estatura, con su rostro,

su color de pelo y de ojos;

con su timbre de voz y andares,

hacia su meta del Reino,

hasta el Crucifijo Redentor.

      Penetró con sus huellas la historia,

y una nube en la Ascensión

fue el notario de su ausencia.

-Siempre en una nube se oculta

o manifiesta la gloria de Señor-.

        Y en otra pirueta divina,

fiel a sus propias palabras

en la voz del sacerdote,

estrena una nueva presencia:

tan Dios,  tan amor, tan hombre, 

tan verdad, tan real en el silencio

del pan y del vino consagrados,

como antes que la nube lo eclipsara;

tan sacrificado en el altar,

como en los brazos de la cruz

y en el regazo piadoso de su Madre.

       Acogedor amigo en el Sagrario,

adorable caminante en la Custodia,

¡nos da a comer su muerte

para ser, con Él, resucitados!

En la Eucaristía está, ahora,

como antes que la nube lo ocultara 

y, al final de los tiempos, lo devuelva.

31-VIII-2008

 


 

64>    EL LUCERO.

        En mi caminar postrero,

el insomnio del alba

me ha traído este poema.

en un pico del Lucero

     Jesús Niño, tierna presencia

del Amor entre los hombres,

anuncias el sol tras la noche,

y cada mañana

me siembras de paisaje

los ojos del corazón.

      Arrugados ya los días de mi vida,

el arroyo juguetón,

por invierno, sin agua se queda:

parece un cristal de hielo,

y sólo guijarros mana.

      Aguas abajo florecerá en gloria,

pues, al final,

      "Dios con nosotros eres".

                22-VI-2010 

 


 

65>     ARROYOS

          50 años, 25 años, siempre pocos,

los años de arroyo sacerdotal,

arroyos de la misma agua

del Único Manantial.

 

          Al ocultarse en matorrales,

o al chocar contra las peñas,

al detenerse en sosegados remansos,

al pulir en los rápidos los guijarros,

o al romperse en  humildes cascadas,

los arroyos purifican sus aguas,

y alegran con murmullos sus orillas.

En ellas se miran los ciervos

y beben las aves.

 

50 años de humilde arroyo,

maravillas del Manantial:

en frágil pan, cada jornada

el Dueño del caudal se hace presente;

en el perdón hallan paz las almas rotas,

 y el Reino de Dios baja prendido en sus riberas.

       ¡Gracias por llamarme a ser arroyo de estas aguas!

                         25-VI-2010

 


 

66>      EL SEÑOR ESTA CERCA

               Andamos paralelos 

junto al río de esta vida:

yo por este lado,

Tú por la otra orilla

entre las brumas.

   Río, a veces, amplio,

de meandros sosegados

en una feraz vega

de frutales y de acequias.

   Río que, ahora, se estrecha

en desfiladeros profundos

con bramidos de la espuma

de sus aguas abruptas.

   El Señor está cerca,

andamos paralelos:

Tú por la otra orilla,

oculto tras la bruma,

yo, por este lado,

agotado de repechar subidas.

       Alarga, Señor, tu brazo,

tómame por mi mano,

y, de un tirón mortal,

pásame junto a ti,

para gozar contigo

del descanso de tu orilla

       16-XII-2010.



 Aplicaciones didácticas 

Atrás



Vídeo: Dignidad a la persona


Otros: Ética social cristiana

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)