46. Segundo mandamiento: No tomarás
 el nombre de Dios en vano
Sopa de letras

  Introducción

   En un libro se contaba este hecho histórico:

    "Había una cantante de ópera que había tenido muchos triunfos y le habían aplaudido en las principales ciudades del mundo. Pero un día comenzó a perder la voz y a sentir molestias en la garganta. Los médicos le descubrieron un mal incurable que podría acabar con su vida. Para evitarlo necesitaba operarse urgentemente. Le dijeron: Ya no podrá usted cantar y ni siquiera hablar jamás. El día convenido, momentos antes de la operación, le dijeron si quería decir algo. Ella respondió con una sonrisa: Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo. Fueron las últimas palabras que pronunció".

Es una anécdota conmovedora y ejemplar. El segundo mandamiento de la Ley de Dios nos manda precisamente honrar el nombre de Dios.

  Ideas principales

1. El nombre de Dios es santo

   Dios es santo, y su nombre también lo es porque el nombre representa a la persona. Así se explica que, si alguien pronuncia de forma irreverente el nombre de una persona querida, sintamos indignación. Es la razón de que cuando nombramos a Dios, no pensemos en unas letras que componen una palabra, sino en el mismo Dios, Uno y Trino Por eso hemos de santificar su nombre y pronunciarlo con gran respeto.

    Los ángeles y los santos en el cielo alaban continuamente el nombre de Dios, proclamándolo santo, santo, santo. Nosotros pedimos en el Padrenuestro: "Santificado sea tu Nombre", y hemos de esforzarnos para que el nombre de Dios sea glorificado en toda la tierra.

2. Cómo honramos el nombre de Dios

   Honramos o santificamos el nombre de Dios cuando lo alabamos como Creador y Salvador, confesando ante los hombres que es nuestro Dios y Señor; escuchando con devoción o meditando la palabra de Dios; cuando damos gracias por todo lo que nos concede o pedimos con confianza su ayuda y protección; cuidando todo lo que está consagrado; cuando procuramos que Dios sea conocido, amado y honrado por todos; jurando con piedad, justicia y verdad, y cuando hacemos votos o promesas de cosas gratas a Dios con intención de cumplirlas.

3. El respeto de las cosas santas

   En atención al nombre de Dios, que de alguna manera ostentan, hemos de respetar los lugares, las cosas y personas a Él consagradas. Son lugares sagrados los templos y los cementerios, que exigen un comportamiento lleno de respeto y dignidad. Son cosas sagradas el altar, el cáliz y otros objetos dedicados al culto. Son personas consagradas los ministros de Dios y los religiosos; por tanto, el Papa y los obispos merecen todo respeto -por lo que representan- y nunca se debe hablar mal de ellos.

    Si se profanan cosas o lugares sagrados o se injuria a las personas consagradas a Dios, se comete un pecado de sacrilegio.

4. El juramento es poner a Dios por testigo

   A veces es necesario que el que hace una declaración sobre lo que ha visto u oído, haya de reforzarla con un testimonio especial. En ocasiones muy importantes, sobre todo ante un tribunal, se puede invocar a Dios como testigo de la verdad de lo que se dice o promete: eso es hacer un juramento. Fuera de estos casos no se debe jurar nunca, y hay que procurar que la convivencia humanase establezca en base a la verdad y honradez. Jesús dijo: "Sea, pues, vuestro modo de hablar: sí, sí, o no, no. Lo que exceda de esto, viene del Maligno" (Mateo 5,37)

5. Voto y promesa

   Voto es la promesa deliberada y libre, hecha a Dios acerca de un bien posible y mejor, con intención de obligarse. La costumbre ha de ser el hacer propósitos que nos ayuden a mejorar, sin necesidad de votos y promesas, a no ser que Dios así nos lo pidiera. Si alguna vez queremos hacer alguna promesa a Dios, es prudente preguntar antes al confesor, para asegurarnos de que podemos cumplirla.

6. Pecados contra el segundo mandamiento

   Además de los pecados de perjurio o de incumplimiento del voto, los pecados contra este mandamiento son: pronunciar con ligereza o sin necesidad el nombre de Dios, nombrar a Dios con enfado, maldecir y blasfemar. La blasfemia consiste en decir palabras o hacer gestos injuriosos contra Dios, la Virgen, los Santos y la Iglesia. Si se hace de forma consciente, es un pecado grave, ya que va directamente contra Dios.

7. El nombre del cristiano

   En el bautismo se impone un  nombre al neófito; los padres, padrinos y párroco han de procurar que sea un nombre cristiano, el nombre de un  santo que vivió una vida de fidelidad ejemplar a Dios. Al ser puesto bajo del patrocinio de un santo, se ofrece al cristiano un modelo de caridad y se le asegura su intercesión. Así resulta que el nombre de cada persona es sagrado y merece respeto. Dios conoce a cada uno por su nombre.


Curso de Catequesis. Don Jaime Pujol Balcells y Don Jesús Sancho Bielsa. EUNSA. Navarra. 1982. Con la autorización de los autores.


  A. Contesta a cada pregunta con una palabra y escríbela en un papel para buscarla después en la sopa de letras: :

 El segundo mandamiento nos manda honrar el nombre de...
 En el Padrenuestro decimos: Santificado sea tu...
 Los templos y cementerios son lugares...
 Los obispos y sacerdotes son personas...
 Si no se respetan las cosas santas se comete un pecado de...
 El juramento es poner a Dios por...
 La convivencia ha de basarse en la veracidad y...
 El incumplimiento de un voto es un...
 El decir palabras contra Dios, la Virgen, los Santos y la Iglesia es una...
 Al que se bautiza se le debe poner el nombre de un...

Sopa de letras


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



 
Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:

Contraseña:

 

Información de la matrícula

| Aplicaciones didácticas | Religión |
Sugerencias metodológicas |
Para imprimir | Interactivo |





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL