19. Quiénes pertenecen a la Iglesia
Sopa de letras

  Introducción

    San Pablo compara la Iglesia -Cuerpo de Cristo- con el cuerpo humano, que es uno solo con miembros diferentes. En el cuerpo de la Iglesia la cabeza es Jesucristo, y los miembros, los cristianos: los de la tierra, los del purgatorio y los del cielo. Esta realidad singular de la Iglesia se conoce como Cuerpo Místico de Cristo.

    Si consideramos los miembros que están en la tierra, son diferentes según su posición en la Iglesia: el Papa, los obispos, los sacerdotes, los laicos... Pero esas diferencias se articulan en la gran familia de los hijos de Dios, donde todos colaboran -como en una familia- para llevar a cabo la misión que Cristo confió a sus Apóstoles: predicar el Evangelio -con la particular observancia de los mandamientos- y comunicar la vida sobrenatural a las almas mediante los sacramentos, lo que posibilita a todos la salvación en Cristo Jesús.

    La misión que han de llevar a cabo los cristianos tiene formas distintas, según la función que cada uno desempeña en la Iglesia, pero todos tienen su responsabilidad.

  Ideas principales

1. La Iglesia está gobernada por el Papa y los obispos

    Pedro con los Apóstoles gobernaron la Iglesia y transmitieron sus poderes a los sucesores. El Papa y los obispos constituyen la Jerarquía, que gobierna el pueblo de Dios -asistida por los presbíteros y diáconos-, a la que hemos de amar y obedecer. La misión que ha recibido consiste en enseñar la doctrina de Jesucristo, predicando el Evangelio; santificar mediante la administración de los sacramentos, medios de la gracia; gobernar, dictando leyes que obligan en conciencia, juzgando y castigando, si fuera preciso.

2. El Papa

    El Romano Pontífice es el sucesor de Pedro, Vicario de Cristo en la tierra y cabeza visible de toda la Iglesia, con jurisdicción suprema sobre todos y cada uno de los pastores y fieles. Además -por voluntad divina-, el Papa es infalible y no puede equivocarse cuando define doctrinas de fe y de moral, como maestro supremo de toda la Iglesia.

3. Los Obispos

    Por institución divina, los Obispos son sucesores de los apóstoles que, en unión con el Papa, apacientan el pueblo de Dios como maestros de la doctrina, sacerdotes del culto sagrado y rectores de la grey que se les encomienda, de ordinario una pequeña porción de la Iglesia denominada diócesis. En lo tocante al magisterio de los Obispos, "aunque cada uno no goza de la prerrogativa de la infalibilidad, sin embargo dan a conocer infaliblemente la doctrina de Cristo cuando,  aun dispersos por el mundo, guardan la comunión entre sí y con el sucesor de Pedro y, al enseñar auténticamente los cosas de la fe y costumbres, coinciden en que una doctrina debe ser definitivamente mantenida" (Lumen gentium, 25).

4. Los presbíteros o sacerdotes de segundo orden y los diáconos

    Los presbíteros o sacerdotes de segundo grado son los ministros de Cristo que, bajo la autoridad del obispo, cooperan con él en la predicación del Evangelio, en la santificación de los fieles y en la dirección del pueblo cristiano en orden a la salvación, sobre todo mediante los sacramentos de la penitencia y de la Eucaristía.

    Los diáconos han recibido el grado inferior del sacramento del Orden, pero no son sacerdotes ni pueden ejercer las funciones específicamente sacerdotales;  se ordenan para el servicio del pueblo de Dios en unión con el obispo y su presbiterio, en el  ministerio de la liturgia, de la predicación y de la caridad.

5. Los laicos o seglares

    La porción más numerosa del pueblo de Dios la forman los laicos o seglares. Los laicos son los fieles cristianos -excepto clérigos y religiosos- que, incorporados a Cristo por el bautismo, forman el pueblo de Dios y participan a su modo de la función sacerdotal, profética y regia de Cristo, ejerciendo en la Iglesia y en el mundo -según su condición- la misión de todo el pueblo cristiano. Deben ser testigos de Cristo en todos los lugares donde vivan y están llamados a ser santos, como los demás miembros de la Iglesia.

6. Los religiosos

    Los religiosos son los fieles que viven apartados del siglo para profesar los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia; con lo que proporcionan un admirable testimonio de que el mundo no puede ser transformado ni ofrecido a Dios sin el espíritu de las bienaventuranzas. De esta manera, contribuyen al bien de toda la Iglesia y a la realización de su misión salvadora.


Curso de Catequesis. Don Jaime Pujol Balcells y Don Jesús Sancho Bielsa. EUNSA. Navarra. 1982. Con la autorización de los autores.


  A. Contesta a cada pregunta con una palabra y escríbela en un papel para buscarla después en la sopa de letras: :

 San Pablo compara a la Iglesia con el cuerpo...
 La cabeza del Cuerpo Místico es...
 De la Iglesia, los cristianos somos los...
 Todos en la Iglesia colaboramos como en una...
 Mediante los sacramentos la Iglesia nos...
 Dictando leyes, la Iglesia...
 La doctrina de Jesucristo, la...
 El Romano Pontífice es el sucesor de...
 Los Obispos son los sucesores de los...
 De Jesucristo, los laicos han de ser...

Sopa de letras


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



 
Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:

Contraseña:

 

Información de la matrícula

| Aplicaciones didácticas | Religión |
Sugerencias metodológicas |
Para imprimir | Interactivo |





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL