Érase una viejecita





Érase una viejecita   
sin nadita que comer,   
sino carnes, frutas, dulces,
tortas, huevos, pan y pez.

Bebía caldo, chocolate, 
leche, vino, té y café, 
y la pobre no encontraba 
qué comer ni qué beber. 

Y esta vieja no tenía 
ni un ranchito en que vivir, 
fuera de una casa grande  
con su huerto y su jardín.  

Y esta pobre viejecita  
no tenía qué vestir, 
sino trajes de mil cortes 
y de telas, mil y mil.  

Y a no ser por sus zapatos,
chanclos, botas y escarpín,  
descalcita por el suelo     
anduviera la infeliz.

Rafael Pombo.

Instrucciones: Pulsa uno de los botones con las letras a, b y c. La letra acertada se pone de color rojo (con Internet Explorer).

PRUEBA DE COMPRENSIÓN INTERACTIVA

¿De qué se alimentaba la viejecita? 

a) De alimentos variados y de todas las clases.
b) Solamente de frutas y verduras.   
c) Solamente de carnes. 

La viejecita del poema bebía...   

a) Sólo agua.
b) Sólo agua y leche.
c) Bebía de toda clase de líquidos.

   

La viejecita del poema vivía...   

a) En una gran casa con terreno junto a ella.
b) En un pequeño rancho.  
c) A la intemperie o aprovechando las cuevas naturales.

La viejecita del poema iba siempre...  

a) Harapienta y vestida con lo que le daban.
b) Limpia pero con la misma ropa siempre.   
c) Tenía ricos vestidos.

¿Con qué se calzaba la viejecita? 

a) Con calzado de todo tipo.
b) Siempre llevaba unas viejas zapatillas.  
c) Llevaba unos lindos zapatos, siempre los mismos.

 



Si estás matriculado escribe tus datos:

Nombre:
 

Contraseña:
 

 

Información de la matrícula

 Aplicaciones didácticas 

Atrás

Formación: La Sepultura

Otros: Agosto

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999 Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL