Características de los estilos


CARACTERÍSTICAS DEL GÓTICO

   El periodo gótico representa la culminación de un proceso cultura de Occidente.
En la segunda mitad del siglo XII se afirma el florecimiento de las ciudades que
han de ser el motor y el marco para el desarrollo de un estilo que responde a los
del ciudadano libre. El artista alcanza la plena independencia, acceden a la cultura
los seglares y la Iglesia, manteniendo las esencias de las creencias, atiende más
 a su relación con la sociedad , cono fundamento de sus relaciones con Dios. La
mujer, como elemento básico en la sociedad humana, es ensalzada a través del
culto a la Virgen, modelo arquetípico.
   Se desea hacer un arte amable, idealizado, que atraiga al contemplador por la
belleza del dibujo y la suavidad del colorido, en estrecho paralelismo con el
pensamiento de esta época de la cultura gótica.
   En Italia, dadas las estructuras de los templos góticos se continúa utilizando
ampliamente la pintura mural, mientras que en resto de Europa se va imponiendo
la pintura  sobre tabla, generalmente de retablos, que se disponen sobre los
altares, adosados a la pared, aunque pueden estar exentos cuando se estime
conveniente. El retablo se desarrolla conforme evoluciona el gótico y de la tabla
se pasa al tríptico formado por tres tablas y al políptico, formado por muchas 
tablas, las laterales movibles para cerrar el conjunto.
   En la evolución de la cultura gótica se distinguen cuatro fases: el estilo gótico-
lineal o franco-gótico; el italo-gótico o tricentista; el internacional y el flamenco.
   (Adaptación de Historia del arte. Azcárate Ristori y otros. Anaya).

CARACTERÍSTICAS DEL RENACIMIENTO TEMPRANO (a)

   Se entiende por Renacimiento el fenómeno cultural que, en el inicio de la
Edad moderna, retoma los principios de la cultura de la antigüedad clásica,
actualizándola a través del Humanismo, sin renunciar a la tradición
cristiana, pero sustituyendo la omnipresencia de lo religioso del mundo 
medieval por una afirmación de los valores del mundo y del hombre,
independientemente de su transcendencia religiosa.
   En el aspecto artístico, el Renacimiento supone la sustitución  del sistema
formal del mundo gótico por otro distinto, apoyado en los modelos de la
antigüedad grecoromana que comienzan a estudiarse con criterio riguroso,
buscando en ellos una definiciones "científicas" o, al menos matemáticas, de
la belleza y la armonía.
   A lo largo de toda la Edad Media, Italia mantuvo una supervivencia de los
elementos clásicos, quizás instintiva, pero que ha dotado de una personalidad
diferente a los estilos europeos (románico, gótico) que llegaban a su suelo, 
interpretados siempre con un cierto clasicismo de proporciones y espíritu.
   El Renacimiento español, francés, alemán, es un fenómeno surgido al 
contacto con lo italiano y sus orígenes temporales hay que fijarlos en torno
a 1490-1500, cuando en Italia ya se había implantado.
   La pintura del "Quattrocento" en Italia retoma el camino de la evocación de
lo antiguo, unida a una observación viva de la naturaleza.
   (Adaptación de Historia del arte. Azcárate Ristori y otros. Anaya).

CARACTERÍSTICAS DEL RENACIMIENTO DEL NORTE (b)

   La expansión de las formas renacentistas en la pintura se produce con gran
rapidez a partir de 1500. Ayudan a ello mucho, además, la difusión de los 
grabados y los viajes de los artistas a Italia, que se convierten en obligados.
En general en los países del centro de Europa, Alemania, Países Bajos, y en
cierto modo Francia, la tradición pictórica que se enfrenta al Renacimiento es
el realismo burgués de finews del gótico. Los artistas, educados en la técnica
de los primitivos flamencos, de observación de lo concreto, recogen de Italia,
como ocurre en la arquitectura, sólo lo decorativo, permaneciendo en buena 
parte fieles a su goticismo inicial.
   Alberto Durero (1471-1528) es la figura capital del arte alemán. Hijo de un
orfebre de Nuremberg, grabador y pintor, a la vez que teórico investigador de
las proporciones del cuerpo humano, es un espíritu racionalizador ya
enteramente renacentista. Durero presenta la fusión del gótico alemán con las
novedades italianas.
   La tradición flamenca favorece la creación de géneros nuevos como el  
retrato, el paisaje y una incipiente pintura costumbrista y de bodegón, que
fructificará luego en el siglo XVII.
   Interés muy especial tiene en la pintura flamenca de comienzos del siglo XVI
el estudio del paisaje, especialmente por obra de Joaquín Patinit (1480-1524) 
artista curioso, aún en relación con el Bosco y la tradición del último gótico.
   (Adaptación de Historia del arte. Azcárate Ristori y otros. Anaya).

CARACTERÍSTICAS DEL ALTO RENACIMIENTO (c)

   El "Cinquecento" supone la culminación del proceso renacentista y al mismo
tiempo su crisis. La suprema perfección obtenida en los últimos años del siglo
XV, que es la expresión adecuada al optimismo humanista y a su visión de un
mundo en orden, encuentra su forma perfecta en el equilibrio de Rafael y del
joven Miguel Ángel. Es un mundo de belleza, equilibrio,  grandiosidad y orden.
Frente al sentido menudo y múltiple del "Quatrocento" se buscan las formas 
severas y monumentales y una sensación de rigor, plenitud y unidad que lo 
llena todo.
  Rafael Sanzio de Urbino (1483-1520) a pesar de lo breve de su existencia es 
quizá el artista que representa mejor que nadie la perfección del clasicismo.
Dotado de una maravillosa capacidad de síntesis, su estilo se va formando al
contacto con el de sus contemporáneos que sabe asimilar y convertir en algo
nuevo y personal.
   Miguel Ángel concede una gran importancia al dibujo anatómico y al volumen,
desdeñando el paisaje y el colorido y atendiendo ante todo a construir figuras
poderosas en actitudes con frecuencia difíciles, que le permiten alardes de 
escorzos y de movimientos.
   En Roma, por orden del Papa Julio II hubo de realizar su obra maestra: la 
decoración de la bóveda de la Capilla Sixtina, verdadero y deslumbrante canto
al cuerpo desnudo, obra cumbre de la creación.
   (Adaptación de Historia del arte. Azcárate Ristori y otros. Anaya).

CARACTERÍSTICAS DEL MANIERISMO

   Con el Manierismo las formas artísticas van a ser tratadas con una extremada
libertad que roza lo arbitrario. La realidad, que se ve como confusa y 
desagradable,  no va a ser ya copiada en su apariencia real, sino que va a ser
deformada a capricho. El espacio va a ser sometido a la distorsión de las
perspectivas infinitas, o del ahogo;  las proporciones anatómicas van a 
alterarse, estirando los cuerpos como si fuesen de materia elástica; la luz va
a ser tratada de modo irreal, buscando efectos absurdos  de luz coloreada, 
unas veces fría, como la luna; otras, en efectos como de incendio.
   Un sentido enteramente anticlásico lo posee todo, y en este mundo 
fuertemente intelectualizado (sorprendente y excéntrico,
obsesionado por el ocultismo, la magia y la alquimia), las formas, los modelos
y los tipos de los grandes artistas "divinos" como Rafael o Miguel Ángel, van a 
ser utilizados como un elemento más de las composiciones tan libremente 
entendidas. Esta utilización y casi copia directa de obras ajenas, es lo que hizo 
llamar al estilo nuevo, "Manierismo", por ver en él la realización de obras "a la 
manera de" cada uno de los maestros. Estudios más recientes han puesto de 
manifiesto cómo esas copias parciales no son sino sólo un aspecto de esa 
nueva actitud, tan diferente y nueva. El Manierismo es, desde luego, un arte 
refinado y difícil que florece  sobre todo en medios aristocráticos, vueltos 
sobre sí mismos en actitud defensiva frente a un mundo en cambio.
   (Adaptación de Historia del arte. Azcárate Ristori y otros. Anaya).

CARACTERÍSTICAS DEL BARROCO

   El arte del siglo XVII y los primeros años del XVIII, se viene llamando "arte
barroco", utilizando con sentido amplio un término que hasta principios de
este siglo tenía una significación despectiva y que sólo en fechas 
relativamente recientes ha alcanzado una definición aproximada y válida.
   El arte sigue dos direcciones distintas: de una parte un mayor interés por la
realidad, un gusto por lo inmediato y cotidiano que va unido, en los países
católicos a un deseo de aproximación del hecho religioso a la sensibilidad de 
los fieles, y en los protestantes, a la afirmación, en la burguesía creciente, del
interés por los aspectos sensibles de la realidad circundante. De otra parte, 
un interés por lo monumental, lo sorprendente, lo rico y deslumbrante, que 
es la expresión del poder y de la autoridad, y un reflejo, propagandístico en
buena parte, de la buscada grandeza del monarca, de la nación, o de la Iglesia.
El barroco es el arte del movimiento, de la tensión dramática,  en la escultura 
y la pintura de la definitiva captación de la perspectiva aérea en pintura y del
urbanismo escenográfico en la ordenación de las ciudades.
   En el  barroco, la reacción antimanierista y las dos direcciones fundamentales
de la pintura, naturalismo y clasicismo, también tienen su origen en Italia, pero
van a ser inmediatamente interpretados de modo diferente en cada país y la
evolución va a realizarse de espaldas por completo a las formas originales, de
acuerdo con las nuevas estructuras políticas, económicas o religiosas.
   (Adaptación de Historia del arte. Azcárate Ristori y otros. Anaya).

CARACTERÍSTICAS DEL ROCOCÓ

   El estilo que llamamos rococó es en buena parte creación francesa,  surgido en
el ambiente refinado y frívolo de la Regencia del Duque de Orleáns, durante la
minoría de edad de Luis XV, y mantenido a lo largo del reinado de este último.
Al sentido mayestático de la época de Luis XIV, sucede una ligereza, fragilidad 
y gracia cortesana, empapada de espíritu femenino. El motivo decorativo, que
caracteriza al nuevo estilo es la "rocaille", elemento asimétrico, de aspecto 
cartilaginoso, medio vegetal, medio calcáreo como concha, que inunda todo.
m  Los espacios arquitectónicos solemnes se ven sustituidos por saloncitos y 
gabinetes pequeños; los mármoles y las grandes pinturas, por los estucos, las
tallas de madera y las porcelanas. El arquitecto francés que mejor encarna este
estilo es Jacques Gabriel (+1742), que si en los exteriores mantiene el equilibrio
y la dignidad barrocas aunque siempre con reducidas dimensiones y tono menor,
en los interiores deslumbra por su gracia y delicadeza inventiva.
   Fuera de Francia, los modelos del rococó, constituyen una moda general que
se extiende sobre todo en las pequeñas cortes alemanas, que desean imitar lo
francés y que recurren con frecuencia a arquitectos de aquella procedencia.
   Es estilo rococó, con sus alegres tonalidades y su jugueteo de formas, hizo 
fortuna en Alemania, donde fue curiosamente adaptado no solo a las 
arquitecturas nobiliarias, sino que tuvo un gran éxito en las zonas rurales y se
refleja en ciertas arquitecturas religiosas populares.
   (Adaptación de Historia del arte. Azcárate Ristori y otros. Anaya).

CARACTERÍSTICAS DEL NEOCLASICISMO

   Junto al estilo cortesano, risueño y halagador, el siglo XVIII ve desarrollarse
simultáneamente otro tipo de arquitectura, basado mucho más en el orden 
clásico, y en los modelos de la antigüedad.
   Es preciso distinguir en lo que habitualmente se llama neoclasicismo, dos
líneas diferentes: una arquitectura que en realidad sigue siendo barroca, con
sus postulados de exaltación del poder y de la autoridad, pero que por voluntario
deseo de contraste con el rococó, va desnudando sus elementos y tendiendo a 
una simplicidad casi romana, a pesar de que no es difícil encontrar aún en ella 
rasgos de Bernini, y otra arquitectura diversa, esencialmente funcional y desnuda,
cargada a veces de intención simbólica, que constituye la verdadera arquitectura
de la razón, que tanto preocupó a los revolucionarios para ponerla al servicio de 
una sociedad nueva.
   La pintura de retrato presenta unas figuras de primer orden que captan muy
bien, en el medio cortesano, la artificiosidad de la vida palaciega, y en los 
ambientes burgueses consiguen una imagen perfecta de la sociedad en 
transformación. Una técnica especial se pone en moda en el siglo XVIII: la 
pintura al pastel. Algunos de los más famosos retratistas del siglo lo usaron,
buscando los efectos de ligereza y sugerencia que permite esta técnica.
   Importancia notable tiene también en Inglaterra el desarrollo de la pintura de 
paisaje, influenciada por el clasicismo romano y por la pintura holandesa.
   (Adaptación de Historia del arte. Azcárate Ristori y otros. Anaya).

CARACTERÍSTICAS DEL ROMANTICISMO

   El romanticismo hunde sus raíces en ciertas corrientes filosóficas y artísticas
del siglo XVIII. El culto al "sentimentalismo", el amor a la "naturaleza" y el 
rechazo de la "civilización", aparecen ya en filósofos como Rouseau, en 
escritores como Goethe y en artistas como Greuze o Hubert Robert. La fase
"prerromántica" arranca del rococó, con su exaltación de las ruinas, de la 
asimetría y su visión idílica del paisaje.
   Clasicismo y romanticismo no son fácilmente separables. Se trata de dos 
polos contrarios que responden a una doble aspiración de la burguesía de 
fines del siglo XVIII y de la primera mitad del siglo XIX: la tensión entre el 
orden y la libertad, o entre la razón y el sentimiento, se resolverá dando 
mayor preferencia al primer aspecto cuando se lucha contra la "irracionalidad"
política de la antigua monarquía absoluta, mientras que la explosión de libertad
y el sentimentalismo se manifestará más tarde.
   El romanticismo va a tener ciertos géneros como el paisaje natura o la pintura
costumbrista de tipos y personajes populares. El gusto por el Próximo Oriente y
por los países mediterráneos, mucho más atrasados en su desarrollo industrial,
conduce a dibujantes y pintores a las representaciones de escenas árabes, o a 
las vistas de edificios islámicos. España, como tema, se pondrá de moda en toda
Europa y en América, por nuestras costumbres y nuestros paisajes urbanos.
   Se cultivan motivos como el de la tormenta, el paisaje nocturno y el suicidio.
   (Adaptación de Historia del arte. Azcárate Ristori y otros. Anaya).

 Aplicaciones didácticas 

Atrás



®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)