La anciana del asilo

    LA ANCIANA DEL ASILO

    Contaba el Papa Juan Pablo I en una audiencia del 6 de septiembre de 1978: Yo, de obispo en Venecia, solía ir a veces a visitar asilos de ancianos. Una vez encontré a una enferma anciana.

    -Señora, ¿cómo está?

    -Bah, comer, como bien; calor, bien también, hay calefacción.

    -Entonces, esta contenta, ¿verdad?

    -No.

    Y casi se echó a llorar.

    -Pero, ¿por qué llora?

    -Es que mi nuera y mi hijo no vienen nunca a visitarme. Yo quisiera ver a los nietecitos.

    El comentario es del mismo Juan Pablo I: “No bastan la calefacción, la comida: hay un corazón; es menester pensar igualmente en el corazón de nuestros ancianos.”

    Jesús Azcárate. Para seguir avanzando. Juvenil. Mundo Cristiano.



Sopa de letras

1. Juan Pablo I era obispo de... 2.- Solía visitar a los asilos de... 3.- La anciana no tenía frío porque había...    4.- La anciana se echó a ... 5.- No le visitaban su nuera y su... 6.- La anciana deseaba ver a los ... 7.- Juan Pablo I hizo un... 8.- Además de la comida hay que satisfacer el... 9.- Hay que pensar en el corazón de los...   10.- Podemos ayudar a los ancianos haciéndoles... 

 


 


Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:

 Contraseña:

 

Información de la matrícula

 Aplicaciones didácticas 

Atrás

Artículo: La obediencia de los hijos entre los 6 y los 12 años

Otros: Disciplina

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL.