La libertad

    LA LIBERTAD

    No hay palabra que hechice tanto la mente de la juventud como la palabra “libertad”. ¡Crecer libremente! ¡Desarrollarse libremente! ¡Vivir libremente! Libremente, como el pájaro. Un deseo instintivo impele a la juventud hacia la libertad. Y si es instintivo, luego lo dio el Creador, y, si lo dio Él, entonces habrá fijado metas elevadas a este instinto.

    Estos deseos de libertad no pueden tener por fin armar el mayor alboroto durante los descansos y burlar los reglamentos de disciplina. Este fin no puede ser otro que dar arrestos al joven para que pueda luchar contra todo lo que impida su desarrollo ideal.

    El deseo de libertad de tu corazón tiene como fin asegurar tu desarrollo de espíritu. Así, pues, no has de luchar contra toda regla y contra todo lazo, esto sería libertinaje, desenfreno, sino sólo contra las pasiones, inclinaciones, obstáculos, que se oponen al libre desenvolvimiento de tu carácter.

    No es justo luchar contra lo que favorece tu desarrollo, por muy difícil que sea;  a semejanza de la vid que no puede desprenderse del rodrigón que la sostiene y hace que puedan los sarmientos subir más alto.

    Todo instinto abandonado a sí mismo es ciego. Es ciego también el instinto de libertad, y si desprecia la dirección de la mente severa, precipita al hombre en la perdición, en la ruina. Por esto vemos un día y otro día la triste realidad de que muchos jóvenes se pierden por una libertad mal entendida. Los instintos emancipados del control de la inteligencia los arrastran ciegamente hacia cosas que sólo son buenas en apariencia, pero que en verdad son nocivas, y los hacen retroceder ante otras que, bien que parezcan difíciles, serían necesarias para el armónico desarrollo espiritual. Escribía un estudiante a su amigo: “Desde que mi padre me permitió fumar, lo he dejado, ya no me apetece.” Ved ahí el deseo de libertad desviado, que considera intervención abusiva todo mando y prohibición.

       Tihamer Tóth. El joven de carácter.





Sopa de letras

1. La palabra que más gusta a la juventud es ... 2.- El instinto de vivir libremente nos lo dio el ...  3.- La libertad no tiene como fin burlar los reglamentos de la ...    4.- El deseo de libertad tiene como fin asegurar el ... 5.- El lucha contra toda regla es ... 6.- El hombre ha de luchar contra las ... 7.- Para sostener a los sarmientos de la vid, ponen un ... 8.- La libertad tiene que estar bajo la dirección de la ... 9.- Todo instinto abandonado a sí mismo es ...   10.- El deseo de libertad desviado no comprende la autoridad y la ... 




 

Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:

 Contraseña:

 

Información de la matrícula

| Página principal | Pasatiempos |
 Sugerencias metodológicas |

| Artículo: La educación en casa y la libertad de enseñanzaOtros: Educación diferenciada

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL.