Hércules y el carretero

    HÉRCULES Y EL CARRETERO

    Algunas personas demuestran una voluntad casi milagrosa para esperar a que otros vengan a hacerles el trabajo. Este vieja fábula nos ayuda a entender prontamente que el único trabajo cierto es el que hacemos nosotros.

    Un carretero conducía a sus animales por un camino fangoso con una carga completa, cuando las ruedas de la carreta se hundieron tanto en el lodo que los caballos no pudieron moverla. El carretero miraba desesperado en torno, llamando a Hércules  a voz en cuello para pedirle ayuda. Al fin el dios se presentó, y le dijo:

            - Apoya el hombro en la rueda, hombre, y azuza tus caballos, y luego pide auxilio a Hércules. Si no alzas un dedo para ayudarte a ti mismo, no esperes socorro de Hércules ni de nadie.

                                    Esopo.

    El cielo ayuda a los que se ayudan.





Sopa de letras

1. Un carretero conducía a sus animales por un camino... 2.- Se hundieron las ruedas de la... 3.- El camino estaba lleno de...    4.- Es carretero estaba ... 5.- Empezó a gritar llamando a... 6.- El dios le dijo que apoyara el hombro en la ... 7.- Le pidió que azuzara a los... 8.- Antes de pedir ayuda hay que... 9.- Algunos esperan que otros vengan a hacerles su....   10.- El cielo ayuda a los que se... 




 

Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:

 Contraseña:

 

Información de la matrícula

| Página principal | Pasatiempos |
 Sugerencias metodológicas |

| Artículo: Vamos de excursiónOtros: Experiencias

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL.