El profeta Elías y la lluvia

    El profeta Elías y la lluvia
    Por Gabriel Marañón Baigorrí

    El profeta Elías era de elevada estatura, con cabello y barba hirsutos. Un día se presentó ante el rey Acab y con gran valentía le habló: "Vive Yavé, Dios de Israel, a quien sirvo, que no habrá en estos años ni rocío ni lluvia sino por mi palabra". Y es que el rey Acab había matado a todos los sacerdotes del Señor.
Elías desapareció y fue a ocultarse a una cueva. Milagrosamente le traían los cuervos comida y bebía agua de un arroyo cercano a la cueva.

    Jezabel, esposa del rey, odiaba al profeta, deseaba su muerte. El rey mandó detener a Elías, pero no lo encontraron.
Como no llovía, empezó una terrible sequía. Las plantas se secaron y comenzó a reinar el hambre por aquella región. Las palabras del profeta empezaron a cumplirse.

    Pasaron tres años y por orden del Señor se presentó el profeta Elías ante el rey. Este le dijo: "tienes alborotado a Israel". El profeta le contestó: "Yo no soy el que ha alborotado a Israel, sino tú y la casa de tu padre, que habéis despreciado los mandamientos del Señor y seguido a los Baales". El rey se acobardó ante el valor de aquel hombre. Elías le dijo: "Junta al pueblo de Israel en el monte Carmelo y a los cuatrocientos profetas de Baal y a los cuatrocientos de Jezabel". El rey obedeció. Elías, a la vista de todos ordenó que se matara un buey para sacrificarlo sobre la leña y sin fuego y que invocaran primero los sacerdotes de Baal a su dios pidiendo fuego para el sacrificio, y el profeta dijo: "Yo Invocaré el nombre de mí Señor. Aquel quien hubiera escuchado enviando el fuego, sea tenido por el verdadero Dios".

    Los falsos profetas invocaron a su dios Baal durante todo el día y no consiguieron el fuego. Ellas entonces mandó construir un altar, colocó en él el buey descuartizado, derramó doce cántaros de agua sobre la leña y levantó los brazos al Cielo, invocó a Dios pidiendo su ayuda. De repente, bajó fuego del Cielo y destruyó el buey y la leña húmeda, las piedras y consumió toda el agua. Admirados todos de aquel prodigio, exclamaron: -¡Yavé es Dios, Yavé es Dios! "
    Mandó Ellas que todos los falsos profetas fueran degollados. Y así se hizo.

    Pero la lluvia faltaba. Y el día era espléndido y caluroso y el sol brillaba con toda su fuerza. Ellas dijo al rey Acab: "Sube a comer y a beber, porque ya suena gran ruido de lluvia"

    Elías subió a la cumbre del monte Carmelo y se postró en tierra, poniendo el rostro entre las rodillas.             Necesitaba orar a Dios. Una de las veces le dijo su criado: "Veo una nubecilla como la palma de la mano". En esto, se cubrió el cielo de nubes, sopló el viento y empezó a caer la lluvia en gran abundancia.

    La oración del profeta Elías había sido escuchada. Y Dios libró a aquella región de la terrible sequía que padecían sus habitantes.

Con la autorización de:   www.encuentra.com





Juego de palabras


Las diez preguntas:  

Puntos :  
Oportunidades gastadas:




 

Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:

 Contraseña:

 

Información de la matrícula

| Página principal | Pasatiempos |
Sugerencias metodológicas |

| Formación: Jesús y los niñosOtros: Vida de Jesús mayores |

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL
.