Envían un regalo a Teresa Panza

Instrucciones: En la columna de la izquierda hay varias frases con una palabra a la que le falta una letra. Pulsa uno de los botones con las letras de la columna derecha. La letra acertada se pone de color rojo . Puedes pulsar en AYUDA para observar el texto completo. Para salir haz click fuera de la AYUDA y la tendrás disponible en la línea de estado (abajo).





Temeroso de Sancho, el  m_dico  salió de la sala

sin decir esta  _oca  es mía, pero en los días siguientes

volvió a presentarse cada  _ez  que el gobernador

se sentaba a la mesa, y le  prohi_ió  uno tras otro

todos los platos que pudieran  _apetecerle.

"¡Malditos sean el  doct_r   y la ínsula!",

se  dec_a  el pobre Sancho,

"que oficio que no da de comer no vale dos  _abas".

Pero, a pesar del  ham_re  que pasaba, se empeñó

en cuerpo y alma en gobernar lo mejor  posi_le:

li_pió  la ínsula de maleantes,

deste_ó  a los tenderos que engañaban a sus clientes,

reunió comida y ropa para los  _uérfanos,

_isitó  las cárceles para consolar a los presos

y se  esfor_ó  en premiar

a los  _uenos  y castigar a los malos.

Todas las horas del día las  dedica_a  a su gobierno,

y se  nega_a  en redondo a salir de caza

como  _acían  otros gobernantes,

pues le parecía que su  de_er  era cuidar de su ínsula,

y no holgazanear detrás de un  cier_o  o de un jabalí.

En fin, que Sancho se comportó con tanta  no_leza

y dictó leyes tan buenas, que  toda_ía  hoy

se  o_edecen  en aquel lugar, donde

se les  _a  dado el nombre de "Las constituciones

del gran  go_ernador   Sancho Panza".

Mientras Sancho  _evaba  adelante su falso

gobierno, la duquesa  in_entó  una nueva burla,

y cierto día le dijo  _a  uno de sus pajes:

-Vas a la aldea de don Quijote y le  lle_arás

a Teresa Panza la carta que le  escri_ió  Sancho,

otra carta de mi parte y un regalo que os daré para  e_a.

El paje, que era  _ombre  gracioso y de mucho

ingenio, aceptó de  _uen  grado la misión,

y en pocos días se  plant_  en la aldea de don Quijote.

Al  _egar,  preguntó por Teresa Panza, y entonces

le señalaron  _a  una mujer de unos cuarenta años, fuerte

y tiesa y con la piel muy tostada por el sol del  ca_po.

El paje  ca_algó  hacia ella y, cuando la tuvo delante,

se apeó del caballo, se puso de  rodi_as

y  di_o  con mucha solemnidad:

-Deme sus manos, ni señora doña  _eresa,

esposa del señor don Sancho  _anza,

gobernador de la ínsula  _arataria.

¿HAS COMPRENDIDO ESTA LECTURA?

 

El oficio que no da de comer no vale dos...

 

a) lentejas. b) patatas.  c) habas.

Reunió comida y ropa para los...

 

a) huérfanos.  b) pobres. c) maleantes.

La duquesa se inventó una nueva...

 

a) historieta.   b) comedia.   c) burla.

 

 





Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:

 Contraseña:

 

Información de la matrícula

Miguel de Cervantes. Don Quijote. Adaptación de Agustín Sánchez. Editorial Vicens Vives. Barcelona. 2004. Con la autorización de la Editorial www.vicensvives.es

| Aplicaciones didácticas | Ortografía | El Quijote |

 Descargas 

| Formación: Sodoma y GomorraOtros: Junio |

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL