Combate con el Caballero del Bosque

Instrucciones: En la columna de la izquierda hay varias frases con una palabra a la que le falta una letra. Pulsa uno de los botones con las letras de la columna derecha. La letra acertada se pone de color rojo . Puedes pulsar en AYUDA para observar el texto completo. Para salir haz click fuera de la AYUDA y la tendrás disponible en la línea de estado (abajo).





Mientras tanto, don Quijote  su_ió  a lomos de Rocinante

y se preparó para  com_atir.

A la luz del día, descubrió que su  ri_al

era un hombre recio y ancho de  _ombros,

y que llevaba una  _istosa  casaca

llena de  bri_antes  espejitos en forma de luna. Pero,

como ya se  _abía  puesto el casco, no pudo verle la cara.

-Recordad que, si os  _enzo

-dijo el  Ca_allero  del Bosque-,

tendréis que  o_edecerme  en todo lo que os ordene.

Don Quijote asintió, y  ent_nces  los dos rivales

se  _alejaron  el uno del otro,  porque

debían  em_estirse  con las lanzas en plena carrera.

En esto, llegó Sancho corriendo  _asta  su amo y le dijo:

-¡Ay, señor, ayúdeme a  su_irme  a ese alcornoque, que

las narices de aquel escudero me tienen  _eno  de espanto!.

Miró don Quijote al escudero y, al  _er  que sus narices

eran en verdad  ho_orosas,

no dudó en ayudar a Sancho a trepar al _alcornoque.

Así que, cuando el Caballero de los Espejos se dio la _uelta

y  e_pezó  a galopar contra su rival,

encontró a don Quijote  _ocupado,

por lo que se  detu_o  en seco a mitad del camino.

Sin  em_argo,  don Quijote terminó enseguida, y

entonces  _echó  a galopar a todo el correr de Rocinante.

Al ver que su enemigo se le  _enía  encima,

el Caballero de los Espejos espoleó a su  caba_o

con tanta fuerza  c_mo  si quisiera partirlo en dos,

pero la _estia  se negó a dar un solo paso más,

de manera que don Quijote se  _encontró

con un  _lanco  de lo más fácil.

Y fue tal el lanzazo que le dio a su enemigo, que lo _izo

saltar por los aires y lo dejó tu_bado  en el suelo.

 Entonces, don Quijote se  ape_  de Rocinante

y acudió junto al  _aballero  de los Espejos

para comprobar si lo  _abía  matado.

Y, cuando le quitó el casco y le  _ió  por fin el rostro,

se quedó tan  _espantado  como

si hubiera visto al mismísimo  _atanás.

¿HAS COMPRENDIDO ESTA LECTURA?

 

Llevaba una vistosa casaca llena de...

 

a) joyas. b) esmeraldas.  c) brillantes espejitos.

El que fuera vencido debía...

 

a) obedecer.  b) mandar.   c) irse.

Las narices del escudero eran...

 

a) bonitas.   b) bien parecidas.   c) horrorosas.

 
 







Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:

 Contraseña:

 

Información de la matrícula

Miguel de Cervantes. Don Quijote. Adaptación de Agustín Sánchez. Editorial Vicens Vives. Barcelona. 2004. Con la autorización de la Editorial www.vicensvives.es

| Aplicaciones didácticas | Ortografía | El Quijote |

 Descargas 

| Artículo: Los riesgos del aborto clandestinoOtros: Medicina

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL