El caballero del Verde Gabán

Instrucciones: En la columna de la izquierda hay varias frases con una palabra a la que le falta una letra. Pulsa uno de los botones con las letras de la columna derecha. La letra acertada se pone de color rojo . Puedes pulsar en AYUDA para observar el texto completo. Para salir haz click fuera de la AYUDA y la tendrás disponible en la línea de estado (abajo).





Estaba tan irritada, que azotó a su  _urra

con el palo para que saliera al  tr_te,

pero la bestia se disgustó al  _er  que la trataban tan mal,

de modo que dio un  _rinco  y tiró a su dueña al suelo.

Don Quijote acudió a toda prisa a  le_antar  a Dulcinea,

pero la dama no  necesita_a  ayuda de nadie,

porque, tras coger  ca_erilla,

apo_ó  las manos sobre el trasero de la borrica

y le saltó encima más ligera que un   _alcón.

-¡Vive Dios que Dulcinea  ca_alga  mejor

que un mejicano! -se   admir_  Sancho-.

¡Hace correr la burra como si fuera una  ce_ra!

Y así era la  _erdad,  porque Dulcinea y sus doncellas

se   aleja_an  más rápidas que el viento.

-¡Malditos sean mis  _enemigos  -se quejó don Quijote-,

porque no solo  _an  convertido

  a mi Dulcinea en la  _aldeana  más fea del mundo,

sino que le  _an  puesto en la boca

un  aliento de ajos crudos que me ha  re_uelto  el alma!

-¡Oh  cana_as  encantadores! -gritó Sancho,

esforzándose para que no se le escapase la  _isa.

 Y con eso tomaron el camino de  _aragoza,

por el que iba don Quijote tan triste y   pensati_o

que parecía a punto de caer  _enfermo.

Al día siguiente, sin  em_argo,

se animó un poco cuando se juntaron con un  caba_ero

que _acía  su mismo camino.

Tenía el  hom_re  unos cincuenta años,

iba vestido con un  ga_án  verde y

parecía la persona más sensata y  _educada  del mundo.

Cuando   _io  a don Quijote con su armadura

y le  o_ó  decir que era caballero andante,

enseguida pensó que  _abía  topado con un loco.

Pero, en la conversación que   mantu_o  con él, don

Quijote  ha_ló  con tan buen  juicio de las cosas de la vida,

que el Caballero del Verde  Ga_án  ya no pudo qué pensar.

¿HAS COMPRENDIDO ESTA LECTURA?

 

La aldeana estaba más ligera que un...

 

a) buitre. b) halcón.  c) gorrión.

La burra corría como si fuera una...

 

a) cebra.  b) leona.   c) tigresa.

Dulcinea tenía en la boca un aliento de ajos...

 

a) frescos.   b) fritos.   c) crudos.

 

 





Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:

 Contraseña:

 

Información de la matrícula

Miguel de Cervantes. Don Quijote. Adaptación de Agustín Sánchez. Editorial Vicens Vives. Barcelona. 2004. Con la autorización de la Editorial www.vicensvives.es

| Aplicaciones didácticas | Ortografía | El Quijote |

 Descargas 

| Artículo: ¿Es posible la autocreación?Otros: Ciencia

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL