Se despiden de los duques

Instrucciones: En la columna de la izquierda hay varias frases con una palabra a la que le falta una letra. Pulsa uno de los botones con las letras de la columna derecha. La letra acertada se pone de color rojo (con Internet Explorer). Puedes pulsar en AYUDA para observar el texto completo.

AYUDA






Cuando los duques se enteraron de lo que le  ha_ía  pasado

a Sancho, quedaron muy  aso_brados,

y enseguida  en_iaron  a muchos criados con cuerdas,

que con no poco  tra_ajo  sacaron al asno

y a su amo a la  lu_  del sol.

Y cuando Sancho entró por fin en el  casti_o,

se  a_odilló  ante los duques y les dijo:

-Yo, señores, fui a gobernar vuestra ínsula  _arataria,

de la que  vuel_o  sin haber ganado ni perdido nada.

Ordené las  le_es  que mejor me parecieron,

_ice  justicia como mejor supe

y estuve a punto de morir de   _ambre

por culpa de un  m_dico  que me puso a dieta.

Anteanoche nos atacaron los  _enemigos

y salimos  _ictoriosos,  pero mis hombros

no podían  lle_ar  la pesada carga del gobierno,

así que decidí dejar la ínsula y volver al   ser_icio

de mi señor don Quijote, pues con  _l  al menos

me  _arto  de pan, aunque lo coma con sobresalto.

Los duques  a_razaron  a Sancho

y le prometieron otro oficio  m_nos  duro

que el de  go_ernador,  pero don Quijote dijo:

-No  ser_  necesario, pues mañana mismo

volveremos a los caminos en  _usca  de aventuras.

Aquella noche, Sancho se  des_izo  en lágrimas

cuando le  le_eron  las cartas de su Teresa, porque

le dio mucha pena pensar en qué poco   _abía  quedado

el deseo de su  mu_er  de pasearse en coche.

Pero al día siguiente  reco_ró  la sonrisa

cuando los duques le entregaron un  _olsico  con

doscientos  _escudos  de oro para los gastos del camino.

Y así,  m_s  animado y alegre que nunca,

salió del  casti_o  con rumbo a Zaragoza, en compañía

de su amo y a lomos de su querido  _orrico,

del que se prometió que nunca más  _abría  de separarse

ni por todo el  _oro  del mundo.

¿HAS COMPRENDIDO ESTA LECTURA?

 

Al entrar Sancho al castillo, se ...

 

a) arrodilló. b) sentó.  c) acostó.

Al leer las cartas de Teresa, Sancho...

 

a) se alegró.  b) lloró. c) se entristeció.

¿Cuántos escudos de oro le dieron a Sancho?

 

a) cuatrocientos.   b) trescientos.   c) doscientos.




Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:
 

 Contraseña:
 

 

Información de la matrícula


 Aplicaciones didácticas 

Atrás

Miguel de Cervantes. Don Quijote. Adaptación de Agustín Sánchez. Editorial Vicens Vives. Barcelona. 2004. Con la autorización de la Editorial www.vicensvives.es

Vídeo: El aborto: Documental completo


Otros: Ayuda a las madres

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999 Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL