Los títeres de maese Pedro

Nombre_____________________________Curso:____Fecha:_______

Escribe sobre el guión la letra que falta.


Y yo os  _onraré  como merecéis

-anunci_  el titiritero-

representando mi retablo ahora mismo y de  _alde.

-Este maese Pedro -le dijo  _entonces

don Quijote a Sancho en un  susu_o-

deber de haberle  _endido  su alma al diablo

a  cam_io  de que le diese al mono el don de adivinar.

-Eso  de_e  ser -respondió Sancho.

Pero ninguno de los dos  _egó  a sospechar

que en todo aquello hubiera gato  ence_ado.

En realidad, el mono no  adi_inaba  nada,

pero estaba amaestrado para  su_irse  al hombro

de su dueño y  mo_er  la boca como si hablase.

Y lo que  pasa_a  es que,

antes de entrar en un  pue_lo,

el muy pícaro maese Pedro se  informa_a

de las cosas que  _abían  pasado en él,

con lo que  sie_pre  acertaba en sus contestaciones,

y así fue como se   _enteró  de que don Quijote

y Sancho estaban en la  _enta.

Pero lo que no se le podía negar  _a  maese Pedro

que tenía mucha gracia para  man_jar  sus títeres.

Aquella noche representó la  _istoria  de Melisendra,

con la que dejó  _encandilados  a don Quijote

y a todos los otros  _uéspedes  de la venta.

Melisendra  _era  raptada por unos moros

y su marido  logra_a  rescatarla sacándola

en  _olandas  por el balcón de un palacio.

Pero los moros  descu_rían  a la pareja

y  co_ían  tras ella con un  poderoso ejército.

Y sucedió que, cuando don Quijote  _ió  y oyó

a tanto moro detrás de  aque_os  dos cristianos

inocentes que se querían tanto, se  le_antó  de golpe,

 desen_ainó  su espada y se puso a gritar:

-¡Deteneos, malnacidos, o conmigo sois en  _atalla!

Y, diciendo esto, saltó sobre el  reta_lo

y comenzó a  acuchi_ar  a los títeres con tanta furia

que los  desca_ezó  a casi todos.

Y el propio maese  _edro,

que  esta_a  tras el retablo,

habría perdido su  ca_eza

de no ser porque logró encogerse a   tie_po.

-¡Deténgase, señor don Quijote  -grita_a-,

que lo que está  _iendo  son muñecos

y no moros de  _erdad!

¡Ay, pecador de  m_,  que me deja sin negocio!


Miguel de Cervantes. Don Quijote. Adaptación de Agustín Sánchez. Editorial Vicens Vives. Barcelona. 2004. Con la autorización de la Editorial www.vicensvives.es





| Aplicaciones didácticas | Ortografía | El Quijote






®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL