Las bodas de Camacho

Nombre_____________________________Curso:____Fecha:_______

Escribe sobre el guión la letra que falta.


Yo lo único que sé  -replic_  Sancho-

es que aquellos dos se parecían a nuestros  _ecinos

como un _uevo  a otro huevo.

-Y yo te repito que ese parecido es una  _artimaña

de los malignos  encantad_res  que me persiguen,

que han querido confundirme para  _erme  derrotado.

Aunque don Quijote no logró  con_encerlo,

Sancho se  ol_idó   de su inquietud enseguida,

cuando pasaron por una alameda donde  ha_ía

más de cincuenta cocineros asando  ga_inas

y cociendo  lie_res,  friendo dulces y cortando quesos,

apilando panes y  sir_iendo  vino.

Eran tantos los manjares que se  _eían  y se olían allí,

que Sancho se  cre_ó  en  el paraíso y notó que la vista

se le  nu_laba  de pura hambre.

Sucedía que un campesino muy rico  _amado  Camacho

estaba celebrando sus  _odas  y,

como quería  co_partir  su alegría con todo el mundo,

in_itaba a todo el que quisiera.

Sancho dio buena cuenta de tres  ga_inas  y dos gansos,

pero don Quijote apenas  pro_ó  bocado,

y se dedicó a charlar con un  _estudiante

que era uno de los invitados a la  _oda.

Y, entre otras cosas, le  e_plicó  que tenía

muchas ganas de visitar la  cue_a  de Montesinos,

que  queda_a  por allí cerca,

pues había oído contar muchas  mara_illas  de ella.

-Yo os   lle_aré  mañana mismo, insigne caballero

-le respondió el estudiante, que  _ablaba  con mucha

pompa porque se las daba de  sa_io  y de escritor-.

Pues debéis saber que  cono_co  estos parajes

de nuestra  _ilustre  nación española

como si  _ubiera  morado en ellos

 desde los tiempos del celebérrimo  _ércules.


Miguel de Cervantes. Don Quijote. Adaptación de Agustín Sánchez. Editorial Vicens Vives. Barcelona. 2004. Con la autorización de la Editorial www.vicensvives.es





| Aplicaciones didácticas | Ortografía | El Quijote






®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL