Encuentra a unos labradores

Nombre_____________________________Curso:____Fecha:_______

Escribe sobre el guión la letra que falta.


Con todo, Sancho se empeñó en  li_erar  a su señor,

y  aque_a  misma tarde le dijo al cura:

-Sería  _ueno  soltar a don Quijote un rato,

porque, si no, lo  _ará  todo encima

y dejará la jaula  _echa  una pocilga.

El cura, que ya no  lle_aba  la túnica ni el antifaz

porque se había cansado de  _acer  de diablo,

pensó que Sancho tenía  raz_n,  así que

_abrió  la jaula y dejó que don Quijote se retirase

entre unos árboles para descargar el  _ientre.

Pero  sucedi_  que justo entonces sonó

en el camino una triste  tro_peta,

y don Quijote  cre_ó  que había llegado

la hora de una nueva  a_entura.

Así que, sin pensárselo dos  _eces,

se levantó los  cal_ones  a toda prisa,

  saltó sobre  _ocinante

y galopó  _acia  el camino,

sin atender al cura y al  bar_ero,  que le gritaban:

-Señor don Quijote,  ¡_uelva  aquí!

¿No ve que le están esperando en el reino de  _icomicón?

 Los que  pasa_an  por el camino no eran sino

unos labradores  cu_iertos  con túnicas blancas,

que  i_an  en procesión y llevaban

_a  hombros la imagen de una Virgen.

La  _abían  sacado de la iglesia para pedirle

que hiciese  _over  sobre los campos,

porque la sequedad de aquel  _erano

esta_a  a punto de malograr las cosechas.

Pero, como don  Quij_te  tenía la imaginación

en_enenada  por los libros de caballerías,

confundió a la  _irgen  con una hermosa princesa

a la que  aca_aban  de raptar

aquellos diablos vestidos de  _lanco.

De manera que apuntó a los  la_radores

con su espada y empezó a  grit_r:

¡Li_erad  a esa princesa, malandrines!


Miguel de Cervantes. Don Quijote. Adaptación de Agustín Sánchez. Editorial Vicens Vives. Barcelona. 2004. Con la autorización de la Editorial www.vicensvives.es





| Aplicaciones didácticas | Ortografía | El Quijote






®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL