Meten a don Quijote en una jaula

Nombre_____________________________Curso:____Fecha:_______

Escribe sobre el guión la letra que falta.


Y así  de_ía  de ser, porque alrededor de su cama

vio cuatro fantasmas  _estidos  con túnicas y antifaces,

que lo  le_antaron  de la cama,

lo sacaron al patio de la venta y lo  ence_aron

en una gran jaula montada sobre un carro de  _ueyes.

En eso, uno de los diablos comenzó a decir con una _oz

profunda y  ca_ernosa  que espantaba al mismo miedo:

-¡Oh  Caba_ero  de la Triste Figura, no tengas pena,

pues te  _emos  encantado y encerrado

en esta jaula para que puedas  _egar

en un santiamén al  _eino  de Micomicón!

Y no  ol_ides  decirle a tu escudero

que te  aco_pañe  en este viaje,

pues a los dos se os premiará como es  de_ido

 por el  _alor  incomparable de vuestro brazo.

Sancho, que  ha_ía  salido al patio y lo estaba viendo todo

  besó las manos de su señor en señal de  o_ediencia,

pero en el fondo de su  _alma  se dijo:

"Para mí que estos  dia_los  no son de fiar".

Y estaba en lo cierto, porque todo  aque_o

no era más que una farsa para  lle_ar

 a don Quijote a su casa lo antes  posi_le.

Todo  _abía  sido idea del cura, quien había construido

la jaula con  a_uda  de maese Nicolás

y de un par de  cuadri_eros  y luego

había convencido al dueño de un  ca_o  de bueyes

para que  lle_ase  a don Quijote

hasta su aldea a  cam_io  de un buen salario.

De modo que los cuatro diablos  _eran el cura

y sus tres ayudantes, quienes  ha_ían atado

a don Quijote con cuerdas para que no pudiera  mo_erse.


Miguel de Cervantes. Don Quijote. Adaptación de Agustín Sánchez. Editorial Vicens Vives. Barcelona. 2004. Con la autorización de la Editorial www.vicensvives.es





| Aplicaciones didácticas | Ortografía | El Quijote






®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL