La Micomicona se llamaba Dorotea

Nombre_____________________________Curso:____Fecha:_______

Escribe sobre el guión la letra que falta.


Cuando Dorotea  reco_ró  el sentido

y  o_ó  que don Fernando quería casarse con ella,

comenzó a  _orar  de alegría con tanto sentimiento

que no  hu_o  nadie en la venta

que no  de_amase  algunas lágrimas por ella.

Lloró Maritornes, lloraron el  _arbero  y el cura,

lloró el _entero  y lloró su mujer,

y hasta el mismísimo Sancho acabó  _añado  en llanto,

aunque era el único que no  llora_a  de felicidad,

sino por la amargura de  _aber  descubierto

que la tal  _icomicona  no era una princesa,

sino una  si_ple  dama que se llamaba Dorotea.

Y para que don  _uijote  no lo supiese

y no siguiera  _aciéndose  ilusiones, fue a

_uscarlo  a su aposento y le dijo con mucha tristeza:

-Duerma lo que quiera, señor  _riste  Figura,

  y olvídese de Pandafilando, porque ya todo  _a  terminado.

-Así es,  S_ncho  -respondió don Quijote-,

porque le  _e  cortado la cabeza a ese gigante

en la más fiera batalla que se haya  _isto  nunca.

-¡Ay, señor, no se engañe, que el  _igante  muerto

es un cuero de  _ino  y su cabeza es falsa!

-¿Qué dices,  l_co?

-Digo que, si vuestra merced se  le_anta,

verá a la tal Micomicona  con_ertida

en una dama que se llama  _orotea.

-Ya te he dicho mil  _eces,  amigo Sancho,

que este  casti_o  está encantado,

por lo que no de_es  creer nada

de lo que  _eas   ni oigas entre estos muros.

Pero, con todo, ayúdame a  _estirme,

que quiero  _er  esa transformación que dices.


Miguel de Cervantes. Don Quijote. Adaptación de Agustín Sánchez. Editorial Vicens Vives. Barcelona. 2004. Con la autorización de la Editorial www.vicensvives.es





| Aplicaciones didácticas | Ortografía | El Quijote






®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL