27. La comunicación



  Primera parte

   Tanto en el noviazgo como en el matrimonio surgen problemas de comunicación y enfados entre los dos. Por eso es importante aprender a resolverlos.

    Una primera explicación es que el hombre y la mujer son diferentes y tienen formas de pensar y sentir distintas. El hombre tiene que saber lo que piensa ella y al revés. El secreto para llevarse bien es la adaptabilidad. Comprender y ponerse en el lugar del otro.

Parece que el 80% de los enfados se originan por faltas de delicadeza: olvidarse del aniversario del primer encuentro, del cumpleaños; nombrar demasiado a una antigua novia; estar muy pendiente de la familia de sangre; no llamar por teléfono después de un hecho importante, etc. En general, suelen ser cosas pequeñas, pero llenas de sentimiento. Los chicos suelen ser más distraídos en estas delicadezas que las chicas.

  A. Contesta con una palabra.

 En el noviazgo y matrimonio surgen problemas de

 Los problemas de comunicación se deben

 El hombre y la mujer son

 Tienen formas de pensar y sentir

 Ambos se han de

 El hombre suele ser menos




  Segunda parte

    Es posible que el hombre le compre rosas a ella, la lleve a restaurantes todas las semanas y va a visitar a su familia. Con esto piensa que así ha cumplido, pero no es así: tiene que estar pendiente de lo que le preocupa a ella en cada día.

    Cuando ella se enfada, él no debe justificarse, ni decir que eso tiene poca importancia, ni que es demasiado sensible. Todo esto la pondrá más furiosa y no la podrá ayudar. La mujer está más vinculada a sus emociones y el hombre es quien tiene que calmarla.

    “Los hombres y las mujeres piensan de modo diferente. Los hombres se centran en el problema o en la solución. Las mujeres se centran en sus sentimientos; no les preocupa lo fundamental, sino su corazón, al que están estrechamente conectadas. En otras palabras, el problema no suele ser el problema. El problema es su corazón. ¿Así es como se ocupa él de su corazón? y ¿cómo puede ella ayudarle para que lo haga?” (1)

  B. Ejercicio.

 El hombre suele comprarle

 A veces el hombre visita a la otra

 El novio tiene que saber lo que le preocupa a la

 Si ella se enfada, no debe decirle que es muy

 La mujer está más vinculada a su

 El problema se centra en el

 La mujer se centra en el


  Tercera parte

    Cuando la mujer se enfada, el hombre trata de analizar y resolver el problema. Pero la mujer necesita hablar mucho y desahogarse, mientras que él ha de esforzarse en prestarle atención, comprenderla, consolarla, amarla y si es necesario abrazarla cariñosamente sin decirle apenas nada. Esto es realmente lo que cuenta. El amor, más que un sentimentalismo, es la preocupación por el bien del otro. Podrá haber momentos en que el corazón no sienta un sentimiento cálido pero es necesario decirle “te amo” porque en el matrimonio se promete amarla y honrarla todos los días de la vida.

    El hombre ha de esforzarse hacer de su mujer la persona más importante de la vida, colocarle en su cabeza la corona de reina, hacer de ella el número uno. Para ello ha de amarla de forma romántica, invitarla a salir todas las semanas y hacerla sentirse importante. No se debe menospreciar su opinión y hay que respetarla siempre.

    Cuando se produzca un enfado entre ambos, lo que ha de hacer cada uno es reflexionar qué parte de culpa es suya, reconocerlo y pedirle perdón al otro cuanto antes. Es una mala práctica estar una semana “sin hablarse”, porque esto es un veneno para la relación.

(1) Morrow T.G. Noviazgo cristiano en un mundo super-sexualizado. Editorial Rialp. Página 147.

  C. Selecciona la respuesta correcta.

 La mujer necesita hablar

 El hombre debe prestarle

 El amor es

 La mujer debe sentirse

 Cuando se produzca un enfado, ambos han de

 Lo mejor es pedir

 El no hablar es como un



Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:
 

Contraseña:
 

 

Información de la matrícula


 Aplicaciones didácticas 

Atrás

| Pintura: Tiziano, VecellioOtros: Alto Renacimiento

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999 Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL