18. Aprender a discutir



  1. Decálogo del buen discutidor

    Aunque el matrimonio funcione bien ordinariamente, es inevitable que surjan las discusiones porque hay diferencias de opiniones y gustos. Pero también se mejora la relación de la pareja superando los conflictos y especialmente aprendiendo a perdonar y a ser perdonado.

   Posiblemente ya hubo alguna discusión en el noviazgo y seguirán durante la vida matrimonial, así que conviene aceptarlas sin suprimir las emociones y sentimientos. Tomás Melendo ha señalado que "hay veces en que es bueno desfogarse". Por eso hay que aprender a discutir.

   1. No evitar a oda costa la discusión, sobre todo cuando la culpa sea propia. Pasados unos momentos de enfado, hay que volver hasta alcanzar un acuerdo deseable.

   2. Cada uno ha de estar dispuesto a reconocer sus errores y defectos. Esto es un signo de grandeza de ánimo.

   3. Cuando un cónyuge se da cuenta de que ha dicho algo incorrecto o injusto, debe retirarlo inmediatamente con lealtad.

(Pintura: Señor y señora Andrew. GAINSBORBOUGH. Galería Nacional de Londres)

  A. Contesta con una palabra.

 Aunque el matrimonio funcione ( ) surgen discusiones
 Se ( ) la relación de la pareja superando los conflictos
 Hay veces que es ( ) desfogarse
 Volver hasta ( ) un acuerdo deseable
 Estar dispuesto a ( ) los propios errores y defectos
 Retirar y pedir perdón cuando se ha dicho ( ) incorrecto o injusto



  2. Otros consejos

   4. No agredir al otro con calificaciones ofensivas personales, evitando los desprecios y las frases irónicas que tanto duelen.

   5. No proyectar en el cónyuge y en los hijos las propias preocupaciones. y problemas. personales originados en el trabajo o en otros ámbitos. Es preferible desaparecer momentáneamente de la escena y volver con más serenidad.

   6. No hacer un a lista de agravios con las posibles ofensas, humillaciones o burlas que el otro cónyuge ha realizado. No echarle nunca en cara esta retahíla de agravios. Esforzarse por perdonar y olvidar.

   7. Esforzarse por comprender que la rabieta del otro se debe a una momentánea necesidad de desahogo.

(Pintura: La familia del artista con Juan Bautista. MENGS, Antón Rafael. Colección privada)

  B. Señala la respuesta correcta.

 No agredir al otro con calificaciones ( ) personales
 Las frases irónicas ( ) mucho
 No proyectar en el cónyuge las ( ) preocupaciones y problemas
 No hacer una lista de ( ) con las posibles ofensas
 Esforzarse por perdonar y ( )
 Comprender que la rabieta del ( ) puede ser de desahogo


 

  3. Fin del catálogo del buen discutidor r

   8. Dejar que el otro cónyuge llegue hasta el final expresando su malestar, sin interrumpirle y comprendiendo su punto de vista. Con ese desahogo se ha resuelto el 50% del conflicto.

   9. Después del desahogo del otro, contestar con nuestras razones de forma clara y breve con la máxima calma posible. Poner si es oportuno un poco de humor pero sin ironía hiriente.

   10. Conseguir que todas las discusiones acaben en un acto de reconciliación. De esta forma hasta lo negativo puede mejorar el amor conyugal. Por eso, más que evitar a toda costa las discusiones, lo que conviene es recomponer la paz lo antes posible. Nunca se debería ir a la cama sin resolver los malentendidos, y sin hacer las paces.

Hay que hacer lo posible para que los hijos no presencien las discusiones, pero si esto ocurre, que vean también la reconciliación.

(Pintura: Hombre escribiendo una carta. METSU, Gabrill. Galería Nacional de Irlanda. Dublín)

  C. Señala la respuesta correcta.

 Que el otro cónyuge llegue hasta el ( ) de su enfado
 Con el desahogo se ha ( ) el 50% del conflicto
 Contestar con vuestras razones de forma ( ) y breve
 Convendría un poco de ( ) pero sin ironía
 Todas las discusiones han de ( ) con un acto de reconciliación
 Conviene recomponer la ( ) lo antes posible



Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:
 

Contraseña:
 

 

Información de la matrícula


 Aplicaciones didácticas 

Atrás

| Pintura: David, Jacques-LouisOtros: Neoclasicismo

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999 Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL