82. Tus llantos de espuma

 

 

TUS LLANTOS DE ESPUMA

 

I

Ya no hace falta
que me des nada,
Puedes quedarte con la espuma
que corona tu llanto.
Acércate al silencio si me buscas,
desnuda el pino en tablas donde yazgo,
móntate en su caballo de madera
y escribe en esos libros ligeros como plumas
que en el viento se pierden.

 

Y díselo también a mis amigos,
que no me traigan
la espuma de sus llantos,
ni los rayos de sol,
ni la paja de nido.
Que miren cómo rompe
el águila los aires
con su pico de hierro
y sus alas de escarcha.

 

Que quemen mis recuerdos, ya de piedra,
en el horno del alba
(pueden rociar mis libros y poemas).
Y que canten, si quieren,
pero que escriban en los libros sin peso
ligeros como plumas.

 

II

Ya ha pasado la tarde por la ermita.
En el pico más alto los cuervos se han posado.
Escriben en el libro
sin mirar las palabras.
Se va yendo la luz
y cierran su brillo con llave.

 

No me traigas tus llantos, su espuma.
En la mansión oscura ha entrado ya la tarde.
Con ella voy. Me lleva.
El pino silencioso
protege mi cuerpo
envuelto en el sudario

                                        de tus llantos de espuma.

---

Vicente Barberá Albalat

De amor y sombras. Páginacero Editorial.

Aplicaciones didácticas |  Poemas y letrillas  |  Poesías Para mayoresPoesías para pequeños | Lecturas |





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999 Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL