66. La lluvia

 

 

LA LLUVIA.

 

Lluvioso el tiempo está. Lluvioso y triste.

Las hojas del jardín brillan de plata,

parece que se miren de soslayo

mientras las gotas caen lentamente.

 

Ellas aman la lluvia y yo la observo

con la mirada puesta en el pasado,

transitando veloz por mis caminos

las rutas sin descanso recorridas.

 

De norte a sur y en todas direcciones

con su música azul la lluvia barre

las telarañas grises y amarillas

que ocultan mis ciudades de deleite:

 

Buenos Aires, Nueva York, Berna,

de amaneceres verdes bajo el agua;

San Francisco, El Cairo y Londres

de atardeceres rojos e imprecisos.

 

Vuelvo al jardín y escucho el chapoteo

de las gotas que caen sin cesar

En mi cabeza torpe se entremezclan

sin luz en la mirada los recuerdos.

 

Las nubes se pasean y detienen

a su antojo y el aire distraído,

displicente, con olas me saluda.

 

Mirando al interior de mis ensueños

parece que la lluvia me susurre

que prepare de nuevo mi equipaje.

---

Vicente Barberá Albalat

De amor y sombras. Páginacero Editorial.

Aplicaciones didácticas |  Poemas y letrillas  |  Poesías Para mayoresPoesías para pequeños | Lecturas |





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999 Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL