38. Fábula

 

 

FÁBULA

 

A mis nietos

 

Cantaba el río en el valle
luciendo el cristal de su agua
limpia, salvaje, furiosa…,
y en los recodos, en calma.

 

Un pajarillo, de pronto,
se detiene en una rama;
en su pico, una libélula,
batiendo triste las alas.

 

Baja veloz a beber
de aquel espejo de plata
y el pobre insecto apresado
de su pico abierto escapa.

 

La vida sigue su curso
y el río cantando baja.
A lo lejos, en el pueblo,
un perro perdido ladra.

---

Vicente Barberá Albalat

El Limonero de Homero IV. Páginacero Editorial.

Aplicaciones didácticas |  Poemas y letrillas  |  Poesías Para mayoresPoesías para pequeños | Lecturas |





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999 Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL