30. Padre

 

 

PADRE

 

Montado en tu caballo,
aquellas largas noches
venías en silencio
con la ilusión perdida.

 

Destripador de tierras,

dócil servidor,

siempre humillado desde aquella guerra

que perdiste.

 

¿Dónde quedó tu orgullo y tu poder?

 

No tuvieron piedad con tu inocencia.

Fuiste enjuagador de lágrimas

tú que eras pura lágrima,

consejero del viento

tú que eras pura calma.

 

Te quedaste con todo mi cariño
en aquella cuadra oscura

de caballos,

carros

y miseria.

 

Tu rostro siempre triste

aquella tarde vieja
que llovía en los cántaros del alma,

apenas me miraste.

 

A tus 84,

molido por el sol,

cojo,

sin aire en los pulmones

y las arterias derretidas,

me dijiste adiós,

en silencio,

sin mirarme,

una noche monótona y sin fin.

 

Te alejaste dejándome un vacío

y una estela radiante en mi universo.

 

¡Bendito seas!

---

Vicente Barberá Albalat

El limonero de Homero III. Páginacero Ediciones.

Aplicaciones didácticas |  Poemas y letrillas  |  Poesías Para mayoresPoesías para pequeños | Lecturas |





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999 Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL