93. La Ruta Romántica

 

SUIZA, AUSTRIA y ALEMANIA:

Tierras que atravesamos

por esta RUTA ROMÁNTICA,

de placer y tanto agrado,

dejad que todo lo bello

de cuanto hemos visitado,

permanezca en el recuerdo,

tan, fuertemente, grabado,

que sintamos su emoción,

aún, con los ojos cerrados.

Dejando atrás ascensores

con las maletas cargados

o buffets de largas colas

o el dormir sobresaltados,

por las grandes madrugadas

y la falta de descanso, …

deseo ilusionada

entonaros estos cantos:

El osito de BERLÍN.

El Crucero por el Lago,

partiendo desde Potsdam,

donde hemos visitado

un Palacio con pantuflas.

¡Qué risa ante este cuadro!

La Reina de los Egipcios,

Nefertitis, de cuello largo,

belleza atemporal,

mirada desde cualquier lado, …

Reloj de agua entre tubos

con gotas burbujeando.

Avenidas kilométricas.

De Carlota, el Palacio.

Barrio de San Nicolás.

El Museo de Pérgamo.

Columna de la Victoria,

esbelta, en metal dorado.

Cúpula del Parlamento

y el Muro derribado.

La Puerta de Brandenburgo

con su histórico legado:

Sellar la Paz de dos partes

de un Berlín separado

y olvidar tanta tortura

y sufrimientos humanos.

Por todos cuantos murieron

y por su eterno descanso,

una oración por su alma

a Dios con fe elevamos.

Fuente hermosa de NURENBERG

con su metálico aro.

El Mirador del Castillo.

Catedral de San Sebaldo

con sus dos torres gemelas,

verdes por el cobre oxidado.

Casa natal de Durero

y la gente disfrutando

con las jarras de cerveza,

en las fiestas de verano.

Bella Ciudad Medieval.

Con su valle y sus prados

y casas llenas de flores,

a ROTHEMBOURG admiramos.

Mirador en la Muralla

y la Iglesia de Santiago

y la vista panorámica,

que, a través de “mil” peldaños,

desde el Ayuntamiento,

sorprendidos nos quedamos.

La Navidad en Agosto

en una tienda encontramos,

desde árboles con luces

hasta Misterios Sagrados.

La Calle peatonal

por la que en MUNCHEN pasamos.

Iglesia de San Miguel.

De las Ninfas, el Palacio.

Teatinos, Catedral, San Pedro

y ya en el centro urbano,

Plaza del Ayuntamiento

con el Carillón sonando

y a determinadas horas

con personajes bailando.

Reloj en su Torre gótica.

La Inmaculada brillando

en la hermosa Marienplatz.

De mirar no nos cansamos.

La Iglesia de San Juan

Nepomuceno, gran Santo,

con su corona de estrellas

y su pecho inflamado,

de fe, esperanza y amor

por los secretos guardados.

Con canciones y cerveza

vivimos el entusiasmo,

de una noche de fiesta,

en la que se acabó bailando.

Crucerito por el CHIEM,

uno de los tantos Lagos,

para acercarnos a HERRE

y visitar el Palacio,

que Luis II de Baviera

diseñó ilusionado.

¡Cuánta riqueza escondida

en lugar privilegiado!

Alfombras, tapices, lámparas,

mesas mágicas y cuadros.

Es el HERREMCHIEMSEE,

Versalles alemán, llamado.

La Sala de sus Espejos

de emoción nos ha llenado.

Paseíto en Carroza

tirada por dos caballos,

a través de espeso bosque

llevándonos hasta el barco.

Las Montañas de los Alpes

con su belleza y su encanto,

envueltas entre las nubes

cuando éstas están bailando.

Sabor a Ciudad, de nuevo.

Música en calles tocando,

no en vano es en SALZBURGO

su Reina en los veranos.

Jardines de Mirabel,

el Río y sus meandros,

el Castillo Fortaleza,

Catedral e Iglesias de Santos:

San Francisco y San Pedro

con un Concierto ensayando.

La Casa natal de Mozart.

Con placer he recordado

cuántos momentos de paz,

sosiego y bello encanto,

con sus notas musicales,

escuchándolas, ha logrado.

Quiero pensar que en su Plaza,

de turistas rodeado,

la “Pequeña Serenata”

siempre se estará escuchando.

Otros Paisajes idílicos,

en nuestra Ruta encontramos:

ST. GILGEN y ST. WOLFGAM,

Los dos a orillas de un Lago.

Pueblos con bellos rincones.

Iglesia con bello Retablo

y bello y hermoso Tríptico

que en madera está labrado.

Obra de arte, sin duda,

sin un precio señalado,

porque nunca el sentimiento

por mucho precio es pagado.

Al contemplar este Tríptico

el sentimiento es el cuadro.

La subida al GROSGLOCKNER,

los Alpes nos van acercando.

Casitas en las Montañas,

verdes oscuros y claros

en sus pinos y sus abetos

y en los innumerables prados,

que, en alfombras de tundra,

por el frío, se van cambiando.

Dos mil cuatrocientos treinta

metros, sobre el mar elevados

y temperatura baja,

de tan sólo unos grados.

Viento que mueve con fuerza

banderas que están ondeando,

aunque el corazón no enfría

de cuantos lo visitamos,

ni el de la Cabra Montesa,

que, se encuentra vigilando,

heladita, mas, sin frío,

al que hasta aquí ha llegado.

 ---

 Lucía López Sánchez

 29 de Julio a 8 de Agosto

Aplicaciones didácticas |  Poemas y letrillas  |  Poesías para mayoresPoesías para pequeños | Lecturas |





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999 Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL