82. Atardecer - Amanecer

 

Asomando entre colinas

o escondiéndose en el campo,

un brillo en el horizonte

deslumbrada me ha dejado.

Porque cegaba mis ojos

no me atrevía a mirarlo,

pero su huella he sentido

en los montes escarpados,

sobre las verdes praderas

o en caseríos muy blancos,

reflejándose en las aguas

de fiordos y de lagos, …

La Naturaleza entera,

hoy, me brinda este regalo:

“Sube cerca de las nubes

y atrévete a mirarlo.

Irisaciones variadas

te ofrecerán el encanto,

de contemplar una belleza

de tantos y tantos años”.

Eres estrella gigante,

la que al extender tus rayos,

das vida al pajarillo

para que entone sus cantos,

calor a la flor silvestre

para que abra sus pétalos,

y luz al día que nace, …

y, llegado ya tu ocaso,

un Cielo de tintes rojizos

nos invita al descanso.

Sol en la noche y el día

me ha parecido un milagro.

No amanece ni se oculta.

Somos, los que giramos,

los que de un atardecer

y de un amanecer hablamos.

El SOL de la MEDIANOCHE

es el que ofrece este cambio:

Brillos y destellos juntos

con ritmo continuado.

Y, ahora, que esto he descubierto,

pediremos que tus rayos,

aunque te tapen las nubes,

todos nos lleguen dorados.

A modo de despedida,

para este grupo formado,

mensajes de Paz y Amor

y Salud nos deseamos.

--- 

 Lucía López Sánchez

 Julio de 1.997

Aplicaciones didácticas |  Poemas y letrillas  |  Poesías para mayoresPoesías para pequeños | Lecturas |





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999 Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL