67. El Pastorcillo

 

Se oye cantar a los Ángeles

y ya se acercan sus pasos.

Son los Ángeles del Cielo

que a Dios están anunciando.

Con sus voces armoniosas,

todos vestidos de blanco,

al bajar hacia la Tierra

una estela van dejando.

¿Qué es aquello que reluce

en la oscuridad del campo,

dicen pastores sencillos

que cuidan de sus ganados?

Un resplandor los envuelve

y quedan como extasiados,

la lumbre aviva sus llamas

y sus pechos va quemando,

los sones se oyen más fuertes, …

y, aún, quedan más asombrados,

al ver que de aquellos Ángeles

uno les habla a su lado.

¡Gloria a Dios en el Cielo!

Atentos van escuchando:

“En Belén, de madre virgen,

ha nacido en un establo,

un Niño rubio muy bello.

Deprisa. Id a adorarlo.

Es nuestro Rey Celestial

que al mundo viene a salvaros”.

Pronto emprenden el camino.

Con los Ángeles van cantando:

¡Gloria a Dios en el Cielo!

¡Gracias por querernos tanto!

Llegan llenos de alegría.

Ante Dios quedan postrados.

Unos tocan panderetas

y otros le ofrecen regalos.

Un pastorcillo pequeño,

aunque llega muy cansado,

le dice a su Madre, María:

¡Déjame cogerle en brazos!

La Virgen muy complacida

se lo entrega con cuidado.

“Niño mío, ven conmigo.

Quiero tenerte a mi lado,

esta noche hace frío

y te veo tiritando.

Sobre una cuna de pajas,

con sólo un pañal blanco,

necesitas el calor

que te ofrece mi regazo”.

El Niño Jesús sonríe

y le dice emocionado:

“Que la luz de las estrellas

guíe en el mundo tus pasos.

La música que los Ángeles

en el Cielo están tocando,

alegre tu corazón

y el de todos tus hermanos

y el fuego ardiente de tu pecho

queme cuanto haya de malo,

para que reine la Paz

y el Amor de mi Padre Santo

premie siempre tu bondad.

La bondad del ser humano”.

---

Lucía López Sánchez

Navidad 1.996

Aplicaciones didácticasPoemas y letrillas  |   Poesías para mayoresPoesías para pequeños | Lecturas |





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999 Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL