36. En La Cañada

 

Huele a tierra mojada

y la lumbre está encendida.

Al mirar al horizonte,

envuelto en cierta neblina,

mis pensamientos se elevan

al Cielo que nos cobija.

Cielo gris en la mañana,

que, a lo largo de este día,

más oscuro se ha tornado

y el manto de lluvia fina,

con el viento huracanado

de las horas vespertinas,

se convirtió, por la noche,

en tormenta enloquecida.

Lluvia, truenos y relámpagos,

que asustan e iluminan

los árboles y sus ramas,

que agitadas y movidas

con fuerza tan desatada,

parecían retorcidas.

Oscuridad y negrura

que apaga nuestras sonrisas,

mas, el corazón no se encoge,

porque la esperanza viva

de ver sonreir las plantas

y que, después, el campo brilla,

nos devolverá la calma.

Nos devolverá la vida.

--- 

 Lucía López Sánchez

 25 de Agosto de 2.007

Aplicaciones didácticas |  Poemas y letrillas  |   Poesías para mayoresPoesías para pequeños | Lecturas |





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999 Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL