21. La sonrisa de un caramelo

 

El Sol brillaba con fuerza

y enviaba sus destellos,

calentaba esta Tierra

y calentaba mi pecho,

mientras absorta miraba

el panel, de extremo a extremo,

que, cerca de las Murallas,

por fuera, estaba expuesto,

de la RUTA DE LA SEDA,

ruta que fue, en otro tiempo,

la que unía Europa y China

con SAMARCANDA en el medio.

Una niña de ocho años,

con unos ojos muy bellos,

decía: “Bombón”, con voz dulce,

cuando venía a mi encuentro.

No tengo bombón, pequeña,

pero sí un CARAMELO,

le dije al abrir el bolso

y más que si fuese un beso,

con una sonrisa tierna

me expresaba su contento.

Proseguía la visita

de KHIVA y los Monumentos,

de esta “Ciudad Antigua”

o “Ciudadela”, que, dentro

del recinto fortificado,

las Murallas están protegiendo.

Escuchaba explicaciones,   

admiraba todos ellos

y grababa sin cesar,

mas, todos mis pensamientos,

en la tarde calurosa,

no estaba en los Monumentos

sino en la niña morena

y en sus dos ojitos negros,

diciendo adiós con su mano

en prueba de agradecimiento.

No se borraba su imagen,

aunque todo era bello:

Un Conjunto Arquitectónico,

declarado por la UNESCO,

PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD,

que es verdadero Museo

al aire libre, ICHAN – KALA,

con su lujoso Mausoleo,

Mezquita y Minaretes

cubiertos con azulejos

y el famoso inacabado,

con su historia sorprendiendo

y grandiosas Madrazas

que Escuelas Coránicas fueron,

así como otro Complejo,

el Complejo Palaciego

TASH HOVLI y Mezquita

y el Harén y el Mausoleo, …

amén del Pozo de agua,

que, en medio de un gran desierto,

atrajo a sus pobladores

para su asentamiento.

Símbolo es de la Ciudad.

Su imagen se va repitiendo.

Una estampa parecida

conservo en mi recuerdo,

porque otra niña pequeña,

al recibir un caramelo,

llamó a un amiguito

y los dos juntos vinieron.

Ya no era una sonrisa

sino tres, con las de estos pequeños,

las que con gran insistencia

sentía y, aún yo siento.

Visitando, después, BUKHARA,

aunque mis ojos, despiertos,

admiraban la belleza

de todos sus Monumentos

y donde vibraba mi alma

y se estremecía mi cuerpo

ante Mezquitas y Cúpulas,

varios y bellos Mausoleos,

ante el Manantial  Sagrado,

el Conjunto Palaciego

del último Emir, de verano,

Estanques y sus reflejos,

además de un Bazar y Madrazas, …

con relucientes azulejos

y ante su bella cerámica

inundando calles y puestos,

la Ciudad que si se visita,

es un Religioso Centro,

a lo largo de la vida

en tres distintos momentos,

es como ir a la Meca,

uno de sus Mandamientos,

me resistía a olvidar

a quienes me enviaron besos.

Su imagen prevalecía

sobre lo que estaba viendo,

aunque una huella profunda

me dejaba todo ello.

Preciosa esta Ciudad.

Su nombre significa: “El Templo”.

Siguiendo viaje a SHAKHRISABZ,

allí  viví otro hecho.

Ciudad natal de Tamerlan

con otro famoso Complejo.

Un Palacio que hablaba

del esplendor de otro tiempo

y su arrogante estatua

en un hermoso Paseo,

testigos fueron de honor,

de la alegría y contento,

de un grupo muy numeroso

de niños, también, morenos.

Unas manos levantadas

y unos ojos sedientos,

de la bolsa que llevaba

con bastantes caramelos,

es lo que guardo en mi memoria

y permanecerá en mi recuerdo.

Caramelos que compré

en un puesto callejero,

a una señora mayor,

que, en su cabeza, un pañuelo,

la protegía del Sol.

Ella estaba sonriendo,

en la Ciudad de Bukhara,

mientras los estaba vendiendo.

La sonrisa acompañaba,

de nuevo, a estos caramelos.

Al llegar a SAMARKANDA,

aunque es una Ciudad de ensueño,

que te llena de emoción

y te invita a mirar al Cielo,

porque el corazón se eleva

de puro agradecimiento,

otra vez, todos los niños

tenía en mis pensamientos.

Con ellos se entremezclaba

todo cuanto estaba viendo:

El famoso Observatorio,

en el que muchos momentos,

pasaba ULUGHBECK contemplando

las estrellas del Firmamento.

El Museo de la Historia

recordando otros tiempos.

La estatua de Tamerlan,

su nombre significa: “Hierro”,

situada en un Parque,

sentado, en el centro.

La magnífica Necrópolis,

con lujosos Mausoleos,

pareciendo una Exposición

de Belleza. La de todos ellos,

aunque destacando el del primo,

extraordinario aposento,

del Profeta Mahoma,

por mosaicos y azulejos, …

La Puerta del Paraíso

y muy cerca el Cementerio,

desde donde, en mi mente,

guardo el grato recuerdo,

de un Sol brillando con fuerza

y enviando sus reflejos,

sobre la Cúpula azul

de uno de esos Mausoleos.

El ir y venir de gentes

con trajes y bellos atuendos,

como en peregrinación,

contrastaba con el silencio,

de quienes fervientes rezaban

arrodillados en el suelo.

Algo profundo sentí

envuelto en halo de misterio,

que se tornaba, poco a poco,

en muchos otros sentimientos,

al visitar otros lugares

que, igualmente, eran bellos:

Mezquitas de variado tipo.

Mercado de productos diversos

y la PLAZA DE REGISTAN,

enclave y núcleo de encuentros,

en la que la puesta de Sol

abriga sueños y sueños.

Es el corazón de la Ciudad

y en un gran espacio abierto,

impresiona esta Plaza

e impresionan sus Monumentos.

Un Conjunto inolvidable,

en el que el azul del Cielo

bendice a la Mezquita

y en abrazo muy estrecho,

junto con varias Madrazas,

despacio, se va uniendo,

al azul de sus Cúpulas

y adornos de sus techos.

“Lugar de arena” significa

la Plaza que estamos viendo.

Arena que está protegida

por Monumentos tan bellos,

que, en un fuerte contraluz,

 cada atardecer es nuevo.

¡Ay, Plaza de Registan!

Todo tu sabor me llevo.

Una joya engarzada

que brilla en el Universo,

como brillando, también,

está el lujoso Mausoleo,

en el que se encuentra Tamerlan

durmiendo su sueño eterno.

Profusión de simbolismos

y de bellos ornamentos,

desde la zona interior

hasta la Puerta de acceso,

con cenefas e inscripciones

sobre azules azulejos.

Si al presenciarlo de día,

de verdad, te quita el sueño,

al verlo iluminado,

aunque te encuentres despierto, 

creerás que estás soñando

y que existe sólo en los cuentos.

Horas  y horas estarías

contemplando este Mausoleo,

flanqueado por Minaretes,

todos, a cual más bello

y la Cúpula gallonada

con un color azul intenso.

Admirar tanta belleza

era un puro embeleso

y su riqueza, incalculable,

un tesoro verdadero.

Imagen extraordinaria

de todos los Monumentos,

suntuosos uno a uno

y con el especial sello

de todo el Arte Islámico,

es la que en mi mente tengo

de esta Roma del Oriente,

de esta Ciudad de ensueño.

Junto a ella, otra imagen

que vive en mi recuerdo,

es la de acercarme a niños,

que eran bastante pequeños,

que tranquilos paseaban

por unos senderos estrechos,

ya muy cerca de la Plaza

y con sus madres sonriendo.

Su sonrisa aumentó

al recibir los caramelos,

que, aún quedaban en la bolsa,

que compré en el último puesto.

Prosiguiendo nuestro viaje,

otro notable encuentro

nos esperaba en TASHKENT,

Ciudad que, en otro tiempo,

llamaron “Ciudad del pan”,

porque acogía en sus Centros

huérfanos de otras Repúblicas.

De su visita me alegro:

Capital de UZBEKISTAN,

única Ciudad que tiene Metro

y la mayor de Asia Central,

te atrae por sus Monumentos,

por sus Plazas y Jardines,

Avenidas y Museos, … 

Capital mundial musulmán es,

porque en su cultural acervo,

custodian en su Biblioteca,

el CORÁN con gran celo.

La visita panorámica

nos descubrió que, con esmero,

cuidan tanto la Ciudad,

que parece un espejo,

el de todas las Avenidas

que de Moscú es recuerdo

y, también, el atractivo,

de que, junto al estilo moderno,

conserva todo el sabor

del arte de su peculiar sello.

A pesar de tanta imagen,

los niños y los caramelos

no apartaba de mi mente.

Placer era pensar en ellos,

aunque las visitas que hicimos,

también, eran de tono placentero.

Un Conjunto arquitectónico,

aún con un Sol justiciero,

nos dejaba profunda huella:

Gran brillo en sus azulejos,

con los altos Minaretes

uno se elevaba al Cielo

y con Madraza y Mezquita,

vistas ambas desde lejos,

se contemplaba este cuadro

que resultaba muy bello.

Recordando otra  visita,

la de un importante Museo,

el de Artes Aplicadas,

en mi memoria conservo

tapices, muebles, cerámicas, …

con motivos muy diversos.

Un Mercado al aire libre

con variedad de puestos,

para deleite de muchos

en los últimos momentos.

La Plaza de la Independencia

con Fuentes y sus reflejos,

te invitaba a soñar,

aún con los ojos abiertos.

Una cigüeña las acompañaba

y, aquí, es ave de buen agüero:

Símbolo de la libertad,

la libertad de este Pueblo.

Al verla, estuve pensando:

Su plumaje blanco y negro

se esponjará por el día,

mas, feliz será su sueño,

con el murmullo del agua

y las estrellas del Cielo,

cuando la noche aparece

y su cabeza esconde en su cuerpo.

Con las flores de los macizos,

la cigüeña, de forjado hierro,

perfuma la Plaza entera

y éste es un lugar tan bello,

que, visitada de noche,

te llenas de encanto y misterio.

Como bella es la vista

y es un precioso recuerdo,

la que te ofrecen los Jardines

y la Fuente corriendo,

que, desde el Hotel, se contempla.

Su imagen se queda dentro

y te sirve de despedida

de esta Ciudad, también de sueño,

que “Ciudad de piedra” significa,

pero te envuelve en sentimientos.

Una Cena Espectáculo

ponía el final acento,

al viaje a este País

de Leyendas y de Cuentos,

de Madrazas y Mezquitas,

Mercados y Mausoleos

y para completar las cinco “M”,

los Minaretes. De ensueño,

mas, no fue la última noche

la que ofreció tal evento.

Fue en todas las Ciudades

y muchos, estos encuentros:

Su Música popular

o escogido Concierto,

las Danzas de estilos distintos

y armoniosos movimientos,

con lujosos trajes y adornos,

de mayores y pequeños,                 

amenizaban las cenas

y eran preciado recuerdo,

amén del acto de Bienvenida

en URGENCH, el primer encuentro,

en el que nos dimos cuenta,

que, al bailar, todos ellos,

lo hacían muy sonrientes.

Muy grato para el viajero,

como, también, había sido

en los demás acontecimientos,

pero la sonrisa de los niños,

de estos niños UZBECOS,

tenía algo especial

además de agradecimiento.

En respuesta a sus sonrisas

me nacía este deseo:

“Que sean todos felices,

en su vida no haya lamentos,

las canciones y las flores

acompañen sus sentimientos

y en esta TIERRA DE SOL

Y DE BELLOS MONUMENTOS,

QUE NO PIERDAN LA SONRISA,

AUNQUE NO RECIBAN CARAMELOS”.

                                                                                                                     

Dedicado a los niños de ALÍ:

IBRAHIM, de cuatro años y el que nacerá cuando estemos en España.

¡ENHORABUENA, ALÍ Y ESPOSA!

 ---

Lucía López Sánchez

31 de Mayo de 2.012

Aplicaciones didácticas |  Poemas y letrillas  |   Poesías Para mayoresPoesías para pequeños | Lecturas |





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999 Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL