El rey Fernando

   

    EL REY FERNANDO

    Conoce todos los asuntos graves o insignificantes del reino, y todos pasan por su mano, y aún cuando aparente oír de buen grado los pareceres de todos, él es quien los resuelve y todo lo dispone... Es diestro en las armas, y así lo ha mostrado antes y después de ser rey. Parece ser muy religioso, hablando con gran reverencia de las cosas de Dios, y refiriéndolo todo a El. Manifiesta gran devoción en los oficios y ceremonias religiosas, lo cual es, por cierto, común a toda la nación. Es iliterato, pero muy urbano. Es fácil llegar hasta él, y sus respuestas son gratas y muy atentas, y pocos son los que no salen satisfechos de sus palabras. Pero dice la fama que en sus obras se aparta muchas veces de sus promesas, o porque las hace con ánimo de no cumplirlas, o porque cuando los sucesos que ocurren le hacen mudar de propósito, no tiene en cuenta lo que antes prometiera...

    Observé, cuando era embajador en España cerca del rey don Fernando de Aragón, príncipe prudente y religioso, que, cuando meditaba en empresa nueva o algún negocio importante, lejos de anunciarlo primero para justificarlo en seguida, se arreglaba hábilmente de modo que se dijera por las gentes: "El rey debería hacer tal cosa por estas y aquellas razones", y entonces publicaba su resolución, diciendo que quería hacer lo que todo el mundo consideraba necesario, y parece increíble el favor y los elogios con que se acogían sus proyectos.

    Una de las mayores fortunas es tener ocasión de mostrar que la idea del bien público ha determinado acciones en que se está empeñado por interés particular. Esto es lo que daba tanto lustre a las empresas del rey. Hechas siempre con la mira de su propia grandeza o de su seguridad, parecía que tenían por objeto la defensa de la Iglesia o la propagación de la fe cristiana. 

        Guicciardini.


Instrucciones: Pulsa uno de los botones con las letras a, b y c. La letra acertada se pone de color rojo.






PRUEBA DE COMPRENSIÓN INTERACTIVA 

 

1.- Ante los asuntos de su reino, Fernando el Católico:

a) Se desentendía de ellos.

b) Los encomendaba a otros.

c) Los conocía y resolvía personalmente.



2.- Las decisiones importantes:

a) Las tomaba él después de oír a los demás.

b) Las tomaban sus consejeros.

c) Las tomaba su esposa Isabel.



3.- ¿Cómo hablaba de las cosas de Dios?

a) Con naturalidad.

b) Con gran reverencia.

c) Con desprecio.



4.- ¿Qué tenía en común el rey con el resto de la nación?

a) La devoción en los oficios y ceremonias religiosas.

b) Las ansias de grandeza.

c) La destreza en las armas.



5.- El Rey Católico:

a) Conocía muchas obras literarias.

b) No estaba versado en literatura.

c) Tenía gran afición a la lectura.



6.- ¿Solía cumplir sus promesas?

a) Siempre.

b) Casi siempre.

c) Casi nunca.



7.- El autor de este texto era:

a) Conde de Castilla.

b) Embajador de España.

c) Viajero europeo.



8.- Antes de publicar sus decisiones:

a) Las justificaba públicamente.

b) Las consultaba con la Reina.

c) Hacía llegar a las gentes las razones de su decisión.



9.- Decía que hacía las cosas por:

a) El bien público.

b) El interés particular.

c) El bien de sus amigos.



10.- En realidad el Rey buscaba en sus empresas:

a) La defensa de la Iglesia.

b) La propagación de la fe cristiana.

c) Su propia grandeza o su seguridad.

 

Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:

 Contraseña:

 

Información de la matrícula  

| Aplicaciones didácticas | Lecturas |

En inglés  | Para imprimir

| Vídeo: San Juan de Ávila | Otros: San Juan de la Cruz



®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL