28. Crucifixión
Juego de palabras

  1. Jesús crucificado

    Llevaron a Jesús a un lugar llamado Gólgota o Calavera, el sitio previsto para la muerte de Jesús. Los soldados le clararon a una cruz junto a los bandidos que habían llegado con él y los pusieron uno a su derecha y el otro a su izquierda. Jesús dijo:

   - Padre mío, perdónales porque no saben lo que hacen.

   Los soldados lo desnudaron y sobre sus vestidos echaron suertes. La gente se quedó allí para ver el espectáculo de la crucifixión. Los jefes de los judíos decían:

   - Ha salvado a otros, que se salve a sí mismo, si él es el Cristo de Dios, el elegido. Los soldados también se burlaban de él.

   El gobernador Pilato había mandado que pusieran una inscripción en lo alto de la cruz que decía: Jesús nazareno, rey de los judíos. Uno de los bandidos que había sido crucificado con él, también le insultaba diciendo:

   - Si de verdad eres el Mesías, sálvate y después nos salvas a nosotros. Pero el otro bandido le reprendió:

   - ¿Ni siquiera tú que estás en el mismo suplicio temes a Dios? Nosotros, en verdad, estamos merecidamente pues recibimos lo debido por lo que hemos hecho; pero éste no hizo mal alguno y decía:

   - Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino. Y Jesús le respondió:

   - En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el Paraíso

  2. Muerte de Jesús

   Hacia el mediodía, se oscureció el sol y el campo de cubrió de sombras. A los pies de la cruz se hallaba María y Juan, el discípulo predilecto. Jesús dijo a su made:

   - Mujer, he aquí a tu hijo. Después dijo al discípulo:

   - He aquí a tu madre. Y desde ese momento Juan tomó a María consigo. Poco después dijo Jesús:

   - Tengo sed. Uno de los soldados preparó una esponja llena de vinagre. Y, atándola a una caña, se la acercó a la boca para que bebiera. Más tarde, Jesús gritó con fuerza y dijo:

   - Padre, en tus manos pongo mi espíritu. Y después murió. El capitán de los soldados romanos que estaba enfrente de la cruz, al ver cómo había muerto, dijo:

   - Verdaderamente este hombre era el Hijo de Dios. Habían también algunas mujeres que miraban a distancia y entre ellas estaba María Magdalena, María, la madre de Santiago el menor y de José , y Salomé, que seguían a Jesús cuando estaba en Galilea.

  3. La sepultura

   Por la noche, vino José de Arimatea, un hombre muy importante del Consejo, que también esperaba el Reino de Dios. Tuvo la valentía de ir a casa del gobernador romano y le pidió el cuerpo de Jesús. Pilato se asombró, porque creía que todavía estaba vivo. Hizo venir al capitán de los soldados y le preguntó si Jesús seguía con vida. El capitán le dijo que había muerto. Entonces le permitió a José que cogiera el cuerpo de Jesús. José bajó el cuerpo y lo envolvió en una sábana. Lo puso en una tumba excavada en la roca, colocó en la entrada una gran piedra y se fue. Las mujeres vieron dónde lo había puesto.

  A. Contesta a cada pregunta con una palabra y escríbela en un papel para escribirla después en el juego de palabras: bras:


 1. Llevaron a Jesús a un lugar llamado...
 2. Los soldados lo clavaron en una...
 3. Acuérdate de mí cuando llegues a tu...
 4. Hoy estarás conmigo en el...
 5. Hacia mediodía, se oscureció el...
 6. Padre, en tus manos pongo mi...
 7. Verdaderamente este hombre era el Hijo de...
 8. Por la noche vino José de...
 9. José envolvió el cuerpo de Jesús en una...
 10. Colocó a la entrada del sepulcro una gran...

Juego de palabras

Las diez preguntas:  

Puntos :  
Oportunidades gastadas:




 
Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:

Contraseña:

 

Información de la matrícula

| Aplicaciones didácticas | Vida de Jesús |
 Para los pequeños | Para imprimir |
Interactivo |

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL
.