5. Presentación en el Templo


  1. Presentación en el Tempo

    Cuando Jesús tenía cuarenta días, María y José llevaron a Jesús al Templo de Jerusalén para presentarlo y darle gracias por el nacimiento.

   La ley de Moisés decía que todo varón primogénito sería consagrado al Señor y ofrecer en sacrificio, como todos los hebreos pobres, un par de tórtolas o dos pichones.

   Como Jesús era el hijo varón mayor  de la familia, José y María lo ofrecieron al Templo y para rescatarlo entregaron dos tórtolas.

 

  A. Hay 6 frases verdaderas y 2 falsas. Contesta pulsando los números de las verdaderas.

  Jesús tenía cuarenta años cuando subieron al Templo.

  María y José llevaron a Jesús al Templo para presentarlo.

  Dieron gracias por el nacimiento de Jesús.

  Los hebreos ricos daban dos tórtolas o dos pichones.

  Jesús era el varón primogénito de la familia.

  Para rescatar a Jesús, María y José ofrecieron dos tórtolas.

  Jesús tenía cuarenta días al llegar al Templo.

  Fueron al Templo de Jerusalén.

  2. El anciano Simeón

   Junto con ellos entró en el Templo un anciano muy bueno que se llamaba Simeón, a quien Dios había prometido que no moriría sin haber visto antes al Salvador.

   Cuando Simeón vio a Jesús lo reconoció al instante como el Salvador. Lo tomó en sus brazos y dijo: ¡Dios mío, ahora he visto con mis ojos al Salvador, ya puedo morir en paz! Este niño es la luz que iluminará al mundo y será la gloria del pueblo de Israel.

   Luego dijo a María que una espada traspasaría su alma, es decir, que sufriría mucho a causa de este niño.

  B. Hay 6 frases verdaderas y 2 falsas. Pulsa en los números de las verdaderas.

 Había un anciano bueno que se llamaba Simeón.

 Dios le había prometido que viviría siempre.

 Como ya había visto al Salvador, ya podía morir.

 Simeón tomó en brazos a Jesús. Ángel Custodio

 Esta es la luz que iluminará al mundo.

 Jesús sería la gloria del pueblo romano.

 Simeón vio a Jesús y lo reconoció.

 María sufriría mucho por este niño.





  3. La anciana Ana

   También vivía en Jerusalén una anciana llamada Ana que era muy santa y servía al Templo con sacrificios y oraciones.

   Había vivido casada con su marido siete años y había estado viuda hasta los ochenta y cuatro años.

   Cuando José, María y Jesús estaban en el Templo, Ana lo reconoció y alababa a Dios por verlo.

   Durante toda su vida hablaba de Jesús a todos los que esperaban al Salvador.

  C. Hay 6 frases verdaderas y 3 falsas. Pulsa el número de las verdaderas.

 La anciana Ana servía al Templo con sacrificios y oraciones.

 Había estado casada con su marido ochenta años.

 Estuvo viuda durante siete años.

 Ana reconoció a Jesús como el Salvador.

 Ana alababa a Dios a Dios en el Templo por ver a Jesús.

 Algunos años habló de Jesús a los que esperaban al Salvador.

 Ana Vivía en Jerusalén.

 Ana era muy santa.

 Estuvo casada siete años.



 
Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:

Contraseña:

 

Información de la matrícula

| Aplicaciones didácticas | Vida de Jesús |
Para los pequeños | Para imprimir |
Juego de palabras

| Formación: Promesa de la EucaristíaOtros: Diciembre |

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL