49. Otras apariciones
Crucigrama para imprimir

Nombre_________________________________Curso:_______Fecha:____________

Instrucciones: Lee y comprende bien este texto y después haz el crucigrama.

  1. La pesca milagrosa  

   Después se apareció de nuevo Jesús a sus discípulos junto al mar de Tiberiades. Se apareció así: estaban juntos Simón Pedro y Tomás, llamado Dídimo, Natanael, que era de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo y otros de sus discípulos. Les dijo Simón Pedro:

   - Voy a pescar. Le contestaron:

   - Vamos también nosotros contigo. Salieron, pues, y subieron a la barca, pero aquella noche no pescaron nada. Llegada ya la mañana, se presentó en la orilla; pero sus discípulos no sabían que era Jesús. Les dijo Jesús:

   - Muchachos, ¿tenéis algo de comer? Le contestaron:

   - No. Él les dijo:

   - Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis. La echaron, y ya no podían sacarla por la gran cantidad de peces. Aquel discípulo a quien amaba Jesús dijo a Pedro:

   - ¡Es el Señor! Al oír que era el Señor se ciñó la túnica, porque estaba desnudo, y se echó al mar. Los otros discípulos vinieron en la barca, pues no estaban lejos de la tierra, sino a unos doscientos codos, arrastrando la red con los peces. Cuando descendieron a tierra vieron unas brasas preparadas, un pez puesto encima y pan. Jesús les dijo:

   - Traed algunos de los peces que habéis pescado ahora. Subió Simón Pedro y sacó a tierra la red llena de ciento cincuenta y tres peces grandes. Y aunque eran tantos no se rompió la red. Jesús les dijo:

   - Venid y comed. Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: ¿Tú quién eres?, pues sabían que era el Señor. Vino Jesús, tomó el pan y lo distribuyó entre ellos, y lo mismo el pez. Esta fue la tercera vez que Jesús se apareció a sus discípulos, después de resucitar de entre los muertos. (Juan 21, 1-14).

---
"Simón Pedro apenas oyó es el Señor, vistióse la túnica y se echó al mar. Pedro es la fe. Y se lanza al mar, lleno de una audacia de maravilla. Con el amor de Juan y la fe de Pedro, ¿hasta dónde llegaremos nosotros?" (Amigos de Dios, nn.265-266).


  2. El primado de Pedro

   Después de haber comido, Jesús dijo a Simón Pedro:

   - Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos? Le respondió:

   - Sí, Señor, tú sabes que te amo. Le dijo:

   - Apacienta mis corderos. De nuevo le preguntó por segunda vez:

   - Simón, hijo de Juan, ¿me amas?. Le respondió:

   - Sí, Señor, tú sabes que te amo. Le dijo:

   - Pastorea mis ovejas. Le preguntó por tercera vez: Simón. hijo de Juan, ¿me amas? Pedro se entristeció porque le preguntó por tercera vez si le amaba, y le respondió:

   - Señor, tú lo sabes todo. Tú sabes que te amo. Le dijo Jesús:

   - Apaciente mis ovejas. En verdad, en verdad te digo: cuando eras más joven te ceñías tú mismo e ibas  a donde querías. Esto lo dijo indicando con qué muerte había de glorificar a Dios. Y dicho esto, añadió:

   - Sígueme. Volviéndose Pedro vio que le seguía aquel discípulo que Jesús amaba (Juan), el que en la cena se había recostado en su pecho y le había preguntado: Señor, ¿quién es el que te entregará? Viéndole Pedro dijo a Jesús:

   - Señor, ¿y éste qué? Jesús le respondió:

   - Si yo quiero que él permanezca hasta que yo vuelva,?a ti qué? Tú sígueme. Por eso surgió entre los hermanos el rumor de que aquel discípulo no moriría. Pero Jesús no le dijo que no moriría, sino: Si yo quiero que él permanezca hasta que yo vuelva, ¿a ti qué? (Juan 21, 15-23).

---
El propio San Pedro, en una de sus cartas, nos deja el testimonio de que la exigencia de la Cruz es necesaria par todo cristiano: "Pues para esto habéis sido llamados, ya que también Cristo padeció por vosotros, dándoos ejemplo, par que sigáis sus pisadas" (1 Pet 2,21).


  3. Despedida y últimas enseñanzas 

   Y les dijo:

   - Esto es lo que os decía cuando aún estaba con vosotros: es necesario que se cumpla todo lo que está escrito en la Ley de Moisés y en los Profetas y en los Salmos acerca de mí. Entonces les abrió el entendimiento para que comprendiesen las Escrituras. Y les dijo:

   - Así está escrito: que el Cristo tiene que padecer y resucitar de entre los muertos al tercer día, y que se predique en su nombre la conversión de los pecados a todas las gentes, comenzando desde Jerusalén. Vosotros sois testigos de estas cosas. Y sabed que yo os envío al que mi Padre ha prometido. Vosotros, pues, permaneced en la ciudad hasta que seáis revestidos de la fuerza de lo alto. (Lucas 24, 44-49).

---
La Cruz es un misterio no solamente en la vida de Cristo sino también en la nuestra: "Jesús sufre por cumplir la Voluntad del Padre... Y tú, que quieres también cumplir la Santísima Voluntad de Dios, siguiendo los pasos del Maestro, ¿podrás quejarte si encuentras por compañero de camino al sufrimiento?" (Camino n.213).

  A. Contesta a cada pregunta con una palabra y escríbela en un papel para buscarla después en el crucigrama: 

 1. Aquella noche no pescaron...
 2. Echad la red a la derecha de la...
 3. Aunque eran tantos peces no se rompió la...
 4. Sí, Señor, tú sabes que te...
 5. Te ceñías tú mismo cuando eras...
 6. Y dicho esto añadió...
 7. Es necesario que se cumplan las...
 8. Cristo tiene que padecer y resucitar de entre los...
 9. Se predicará la conversión para el perdón de los...
 10. De estas cosas vosotros sois mis...

Crucigrama


5

 

 

7

 

 

 

9

 

 

 

 

 

 

 

3

 
 

10

 

 

 

 

 

 

 

8

 

 

 

 

 

 

4

6

 

 

 

 

 

 

 

2

 

 

   

 

1

 
   

 

 1. (Horizontal) Aquella noche no pescaron ...
 2. (H) Echad la red a la derecha de la ...
 3. (H) Aunque eran tantos peces no se rompió la ...
 4. (Vertical) Sí, Señor, tú sabes que te ...
 5. (H) Te ceñías tú mismo cuando eras ...
 6. (H) Y dicho esto añadió ...
 7. (Vertical) Es necesario que se cumplan las ...
 8. (H) Cristo tiene que padecer y resucitar de entre los ...
 9. (H) Se predicará la conversión para el perdón   de   los ...
 10. (H) De estas cosas vosotros sois mis ...

| Aplicaciones didácticas | Vida de Jesús | Para los mayores | Para imprimir | Interactivo |

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL