44. La Pasión de Jesús
Juego de palabras

  1. Flagelación y coronación de espinas  

   Entonces Pilato tomó a Jesús y mandó que lo azotaran. Los soldados del procurador llevaron a Jesús al pretorio y reunieron en torno a él a toda la cohorte. Le desnudaron, le pusieron una túnica roja y, trenzando una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza, y en su mano derecha una caña; se arrodillaban ante él y se burlaban diciendo:

   - Salve, Rey de los Judíos. Le escupían, le quitaron la caña y le golpeaban en la cabeza. Después de reírse de él, le despojaron de la túnica, le pusieron sus vestidos y le llevaron a crucificar. (Juan 19, 1; Mateo 27, 28-31).

---
En nuestro corazón debe brotar, generosamente, el agradecimiento a Jesucristo y, junto con el agradecimiento, el dolor de nuestros pecados, el amor, los deseos de sufrir en silencio junto a Jesús, el ansia de reparar nuestros propios pecados y los de los demás. ¡Señor, nunca más pecar!; pero ayúdanos tú a serte fieles!

(Pintura: Flagelación de Cristo. SODOMA II. Museo de Bellas Artes. Budapest).

  2. He aquí al hombre

   Los judíos gritaban  diciendo: Si sueltas a ése no eres amigo del César, pues todo el que se hace rey va contra el César. Pilato, al oír estas palabras, sacó fuera Jesús y se sentó en el tribunal, en el lugar llamado Litróstrotos, en hebreo Gabbatá. Era la Parasceve de la Pascua, hacia la hora sexta, y dijo a los judíos:

   - He ahí a vuestro Rey. Pero ellos gritaron:

   - Fuera, fuera, crucifícalo. Pilato les dijo:

   - ¿A vuestro Rey voy a crucificar? Los pontífices respondieron:

   - No tenemos más rey que el César. Entonces se lo entregó para que fuera crucificado. (Juan 19, 12-16).

---
Una tragedia en cierto semejante ocurre a quienes habiendo sido bautizados, e integrados por tanto en el pueblo Pueblo de Dios, abandonan obstinados en el pecado la "ligera carga" de la soberanía de Cristo, para someterse a la terrible tiranía del demonio.

(Pintura: Ecce Homo. MASSYS, Quentín. Palacio Ducal. Venecia).

  3. Jesús condenado a muerte 

   Al ver Pilato que no adelantaba nada, sino que el tumulto iba a más, tomó agua y se lavó las manos ante el pueblo diciendo:

   - Soy inocente de esta sangre; vosotros veréis. Y todo el pueblo gritó:

   - ¡Su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos! Entonces les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de haberle hecho azotar, se lo entregó para que fuera crucificado. (Mateo 27, 24-26)

---
Pilato pretende justificar públicamente su falta de fortaleza, a pesar de tener en sus manos los elementos necesarios para emitir un juicio justo. La cobardía de este hombre, encubierta por un gesto externo, termina por condenar a Cristo a la muerte.

 (Pintura: Ecce Homo. BOSH, Hieronymus. Museo de Frankfurt).

  A. Contesta a cada pregunta con una palabra y escríbela en un papel para escribirla después en el juego de palabras:  nbsp; nbsp;


 1. Pilato tomó a Jesús y mandó...
 2. Lo desnudaron y le pusieron una túnica...
 3. Le pusieron en la cabeza una corona de...
 4. Le escupían y le golpeaban en la...
 5. Si sueltas a ése no eres amigo del...
 6. Pilato sacó fuera a Jesús y se sentó en el...
 7. Pilato vio que iba a más el...
 8. Tomó agua y se lavó las...
 9. Dijo Pilato: Soy inocente de esta...
 10. Pilato soltó a...

Juego de palabras

Las diez preguntas:  

Puntos :  
Oportunidades gastadas:




 
Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:

Contraseña:

 

Información de la matrícula

| Aplicaciones didácticas | Vida de Jesús |
Para los mayores | Para imprimir |
Interactivo |

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL
.