36. Censuras y profecías

  1. Censuras contra los escribas y fariseos

    Jesús dice a la multitud t a sus discípulos:

   - Sobre la cátedra de Moisés se sentaron los escribas y fariseos. Guardaos, pues, y haced todo lo que os dijeren; pero nunca obréis como ellos obran; porque dicen y no hacen. Todas sus obras son para ser vistos de los hombres. Quieren los primeros puestos en los convites t en las Sinagogas y que les llamen maestros. Uno solo es vuestro Maestro, el Cristo. Y después les dice:

   - Mas, ¿ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que cerráis el Reino de los Cielos y no vosotros entráis ni dejáis entrar a los que entrarían! Y después les dice los ocho anatemas que empiezan así:

   - ¡Ay de vosotros...! Y termina diciendo: ¡Jerusalén! ¡Jerusalén!,  que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados, ¡cuántas veces quise recoger tus hijos, como la gallina recoge a sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste! He aquí que os quedará desierta vuestra casa. ( Mateo 23, 1-39; Marcos 12; Lucas 20).

---
Frente a la apetencia de honores que mostraban los fariseos, el Señor insiste en que toda autoridad, y con más razón si es religiosa, debe ser ejercida como un servicio a los demás. Y, como tal, no puede ser instrumentalizada para satisfacer la vanidad o la avaricia personales. La enseñanza de Cristo es absolutamente clara: "El mayor entre vosotros sea vuestro servidor".

(Pintura: Cristo en el lago de Genesaret. DELACROIX, Eugene. Walters Art Museum. Baltimore).

  A. Contesta con una de estas respuestas: manden, dijeren, ordenen, obran, dicen, aparentan, profetas, sacerdotes, hombres, Cristo, Abrahan, Moisés, gallos, palomos, polluelos, finca, casa o ciudad.

 Guardaos y haced todo lo que os

 Pero no obréis como ellos

 Trabajan para ser vistos de los

 Uno solo es vuestro Maestro, el

 Como la gallina quise recoger a los

 He aquí que se quedará desierta vuestra






  2. Destrucción de Jerusalén

Entonces comenzó Jesús a decirles:

- Mirad que nadie os engañe. Muchos vendrán en mi nombre diciendo: yo soy; y seducirán a muchos. Cuando oigáis hablar de guerras y de rumores de guerras, no os turbéis; pues es necesario que esto ocurra, pero todavía no es el fin. Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, habrá terremotos en diversos lugares; habrá hambre. Esto es el comienzo de los dolores.

   Vosotros estad alerta: os entregarán a los tribunales, y seréis azotados en las sinagogas, y compareceréis por causa mía ante los gobernadores y reyes, para que deis testimonio ante ellos. Pero es necesario que antes sea predicado el Evangelio a todos los pueblos. Y cuando os conduzcan para entregaros, no os preocupéis por lo que habéis de decir, sino decid lo que se os comunique en aquella hora, pues no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu Santo. Entonces el hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo, y se levantarán los hijos contra los padres y los harán morir. Y seréis odiados por todos a causa de mi nombre. Pero el que persevere hasta el fin, ése se salvará. (Marcos 13, 5-13).

---
Las persecuciones y las dificultades no tienen que aminorar el celo apostólico de los discípulos, sino más bien activarlo, pues siempre debe ser un estímulo eficaz esta promesa de Cristo. Es más, Nuestro Señor cuenta con nosotros para esta tarea, verdaderamente apostólica, de propagación del Evangelio.

(Pintura: Cristo en casa de Marta y María. VELÁZQUEZ, Diego Rodríguez de Silva y. Galería Nacional de Scotland. Edimburgo).

  B. Contesta con alguna de estas palabras: muchos, pocos, bastantes, alegréis, turbéis, gocéis, enfermedades, sed, hambre, tranquilos, alerta, despreocupados, pueblos, vecinos, seres, morirá, condenará o salvará.

  Vendrán diciendo: yo soy y seducirán a

 Cuando oigáis hablar de guerras no os

 Habrá terremotos en diversos lugares y

 Pero vosotros estad

 Antes será predicado el Evangelio a todos los

 El que persevere hasta el final, ése se


  3. Venida de Hijo del Hombre 

   Entonces, si alguien os dijese: aquí está el Cristo, o allí, no le creáis. Porque surgirán falsos mesías y falsos profetas, y harán señales y prodigios para engañar, si fuera posible, a los elegidos. Vosotros estad alerta; todo os lo he predicho.

   Pero en aquellos días, después de aquella tribulación, el sol se oscurecerá y la luna no dará su resplandor, y las estrellas del cielo caerán, y las potestades de los cielos se conmoverán.

   Entonces verán al Hijo del Hombre que viene sobre las nubes con gran poder y gloria. Y entonces enviará a los ángeles y reunirá a sus elegidos de los cuatro vientos, desde el extremo de la tierra hasta el extremo del cielo.

   Aprended de la higuera esta parábola: cuando ya sus ramas están tiernas y brotan las hojas, sabéis que el verano está próximo; así también vosotros, cuando veáis estas cosas, sabed que es inminente, que está a las puertas. En verdad os digo que no pasará esta generación sin que todo esto suceda. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. Sin embargo, acerca de aquel día o de la hora nadie lo sabe, ni los ángeles en el Cielo, ni el Hijo, sino el Padre.

   Estad atentos, velad: porque no sabéis cuándo será el momento. Es como un hombre que al marcharse de su tierra, y al dejar su casa y dar atribuciones a sus siervos, a cada uno su trabajo, ordenó también al portero que velase. Velad, pues, porque no sabéis a qué hora volverá el señor de la casa, si por la tarde, o a la medianoche, o al canto del gallo, o de madrugada; no sea que, viniendo de repente, os encuentre dormidos. Lo que a vosotros os digo, a todos lo digo: ¡velad! (Marcos 13, 21-37).

---
"Velad": Puesto que no sabemos cuándo ha de venir el Señor, hemos de estar preparados. Vigilar es sobre todo amar. Quien ama cumple los mandamientos y espera con ansiedad, con urgencia, que Cristo vuelva; porque esta vida es espera, es camino al encuentro de Cristo Señor.

 (Pintura: La vuelta del hijo pródigo. REMBRANDT, El Hermitage. San Petergurgo).

  C. Selecciona una de estas respuestas: belleza, hermosura, resplandor, gloria, fuerza, condenados, elegidos, rechazados, suceda, se olvide, desaparezca, Espíritu Santo, Hijo, Padre, descansad, velad o dormir. 

 El sol se oscurecerá y la luna no dará su

 Vendrá el Hijo del Hombre con gran poder y

 Enviará a los ángeles y reunirá a sus

 No pasará esta generación sin que todo esto

 El día y la hora solo lo sabe el

 A todos vosotros lo digo:




 

 Si estás matriculado escribe tus datos:

  Nombre:   

 Contraseña:   

 

Información de la matrícula

| Aplicaciones didácticas | Vida de Jesús |
 Para los mayores | Para imprimir |
Sopa de letras |

| Pintura: Veronés, PabloOtros: Manierismo

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL