33. Jesús en Jerusalén

  1. Jesús entra triunfalmente en Jerusalén





    Cuando se acercaban a Jerusalén, al llegar a Betfagé, junto al Monte de los Olivos, Jesús envió a dos de sus discípulos, diciéndoles:

   - Id a esa aldea que veis enfrente y encontraréis en seguida un asna atada, con su pollino al lado; desatadlos y traédmelos. Si alguien os dijera algo respondedle que el Señor los necesita, y al momento los soltará. Esto sucedió para que se cumpliera lo dicho por medio del Profeta:

   Decid a la hija de Sión:
   He aquí que viene a ti tu Rey
   con mansedumbre, sentado sobre un asno,
   sobre un borrico, hijo de burra de carga.

   Los discípulos marcharon e hicieron como Jesús les había ordenado. Trajeron el asna y el pollino, pusieron sobre ellos los mantos y le hicieron montar encima. Una gran multitud extendió sus propios mantos por el camino; otros cortaban ramas de árboles y las echaban por el camino; las multitudes que iban delante y detrás de él, clamaban diciendo:

   - ¡Hosana al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosana en las alturas! (Mateo 21, 1-9).

---
La palabra hebrea Hosana, con la que la muchedumbre aclama al Señor, tuvo en un principio el sentido de una súplica dirigida a Dios: "Sálvanos". Luego fue empleada como grito de júbilo con el que se aclama a alguien, con un significado similar a "¡viva!". La muchedumbre manifiesta su entusiasmo gritando: "¡Viva el Hijo de David!".

(Pintura: Entrada de Cristo en Jerusalén. HAYDON, Benjamín Robert. Mount St. Marys's. Seminary Cincinnati).

  A. Contesta con una palabra.

 Jesús envió a ( ) discípulos
 Encontraréis un ( ) atada, con su pollino al lado
 He aquí que viene a ti tu ( ) con mansedumbre
 Los ( ) hicieron como Jesús les había ordenado
 Una gran multitud extendió sus propios ( )
 ¡Hosana al ( ) de David!





 

  2. Llanto de Jesús sobre Jerusalén

   Algunos fariseos de entre la multitud le dijeron:

   - Maestro reprende a tus discípulos. Él les respondió:

   - Os digo que si éstos callan gritarán las piedras.

   Y cuando se acercó, al ver la ciudad, lloró sobre ella, diciendo:

   - ¡Si conocieras también tú en este día lo que te lleva a la paz!; sin embargo, ahora está oculto a tus ojos. Porque vendrán días sobre ti en que no solo te rodearán tus enemigos con vallas y te cercarán y te estrecharán por todas partes, sino que te aplastarán contra el suelo a ti y a tus hijos que están dentro de ti y no dejarán en ti piedra sobre piedra, porque no has conocido el tiempo de la visita que se te has hecho. (Lucas 19, 39-33).

---
Jesús nos visita a cada uno de nosotros, viene como nuestro Salvador, nos enseña por medio de la predicación de la Iglesia, nos da su perdón y su gracia en los sacramentos. No debemos rechazar al Señor, no debemos permanecer insensibles a su visita.

(Pintura: Decapitación de Juan. WEYDEN, Roger van der. Staatliche Museen. Berlín).

  B. Señala la respuesta correcta entre los paréntesis: Dios, Señor, Maestro, éstos, esos, aquellos, se alegró, lloró, se emocionó, rodearán, salvarán, liberarán, pondrán, dejarán, construirán, olvidado, apreciado o conocido.

 Los fariseos dijeron: ( ) reprende a tus discípulos
 Os digo que si  ( ) callan gritarán las piedras
 Jesús, al ver la ciudad ( ) sobre ella
 Vendrán días que te ( ) tus enemigos
 No ( ) piedra sobre piedra
 No has ( ) el tiempo de la visita del Mesías

  3. Jesús en el Templo emplo

   Entró en el Templo y comenzó a expulsar a los que vendían diciéndoles:

   - Está escrito: Mi casa será casa de oración, peo vosotros habéis hecho de ella una cueva de ladrones. Y enseñaba todos los días en el Templo. Pero los príncipes de los sacerdotes y los escribas intentaban acabar con él, lo mismo que los jefes del pueblo, pero no encontraban cómo hacerlo, pues todo el pueblo estaba pendiente escuchándole. (Lucas, 19, 45-48).

---
"Mi casa será casa de oración": Jesús subraya la finalidad del Templo. El gesto del Señor enseña el respeto que merecía el Templo de Jerusalén. Cuánta mayor veneración merecen nuestros templos, donde Jesús mismo está realmente presente en la Sagrada Eucaristía.

(Pintura: Cristo expulsando a los mercaderes. VALENTÍN DE BOULOGNE, Galería Nacional de Arte Antiguo. Roma).

  C. Señala la respuesta correcta.

 Jesús entró en el Templo y comenzó a ( ) a los que vendían
 Mi casa será casa de ( ) pero es cueva de ladrones
 Y enseñaba ( ) los días en el Templo
 Los príncipes de los sacerdotes intentaban ( ) con él
 Los fariseos no ( ) cómo matarlo
 El pueblo estaba pendiente ( )





Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:
 

Contraseña:
 

 

Información de la matrícula


 Aplicaciones didácticas 

Atrás

Vídeo: La verdad sobre el aborto (Parte 2)


Otros: Introducción

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999 Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL