24. Varios hechos de Jesús

  1. Insidias de los fariseos y saduceos

   Se acercaron los fariseos y saduceos y, para tentarle, le rogaron que les hiciera ver una señal del Cielo. Él les respondió:

   - Al atardecer decís que va a hacer buen tiempo, porque está el cielo arrebolado; y de mañana, que hoy habrá tormenta, porque el cielo está cargado y lóbrego. Así que sabéis discernir el aspecto del cielo y no podéis discernir los signos de los tiempos. Esta generación malvada y adúltera pide una señal, pero no se le dará otra señal que la señal de Jonás. Y, dejándolos se marchó.

   Al pasar los discípulos a la otra orilla se olvidaron de llevar panes. Jesús les dijo:

   - Estad alerta y guardaos de la levadura de los fariseos y saduceos. Pero ellos cavilaban diciendo interiormente:

   - No hemos traído panes. Conociéndolo Jesús dijo:

   - Hombres de poca fe, ¿qué caviláis interiormente de que no habéis traído panes? ¿No entendéis todavía? ¿No os acordáis de los cinco panes para los cinco mil hombres y de cuántos cestos recogisteis; ni de los siete panes para los cuatro mil hombres y de cuántas espuertas recogisteis? ¿Cómo no entendéis que no me refería a los panes? Guardaos de la levadura de los fariseos y saduceos.

   Entonces entendieron que no se había referido a guardarse de la levadura del pan, sino de la doctrina de los fariseos y saduceos. (Mateo, 16, 1-12)

---

El Reino de Dios se manifiesta en la Persona misma de Cristo, Hijo de Dios e Hijo del Hombre, que vino a servir y a dar su vida para la redención de muchos.  

(Pintura: Cristo en casa de Simón. BOUTS, Dieric the Elder. Museo Staatliche. Berlín)

  A. Contesta con una de estas respuestas: prueba, señal, iluminación, amanecer, atardecer, cielo, adultera, justa, responsable, Moisés, Jacob, Jonás, señal, levadura, promesa, panes, peces o cestos

 Los fariseos y saduceos pidieron a Jesús una

 Adivinaban el buen tiempo por el aspecto del

 Esta generación es malvada y

 Se les dará la señal de

 De los fariseos dijo que eran mala

 Los discípulos entendieron que hablaba de los


  2. Confesión y primado de Pedro

   Cuando llegó Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos:

   - ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? Ellos respondieron:

   - Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o alguno de los profetas. Él les dijo:

   - Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro dijo:

   - Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo. Jesús le respondió:

   - Bienaventurado eres, Simón hijo de Juan, porque no te ha revelado eso ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los Cielos. Y yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Te daré las llaves del Reino de los Cielos; y todo lo que atares sobre la tierra quedará atado en los Cielos y todo lo que desatares sobre la tierra, quedará desatado en los Cielos.

   Entonces ordenó a los discípulos que no dijeran a nadie que él era el Cristo. (Mateo 16, 13-20)

---

Pedro goza de aquella infalibilidad de que el Redentor divino quiso que estuviera provista su Iglesia en la definición de la doctrina sobre la fe y las costumbres; y, por tanto, que las definiciones del Romano Pontífice son irreformables por sí mismas y no por el consentimiento de la Iglesia.

(Pintura: La entrega de las llaves. RAFAEL, Sanzio de Urbino, Museo Victoria y Alberto. Londres

  B. Señala la respuesta correcta entre los paréntesis: Hombre, Dios, Redentor, Zebedeo, Bautista, Apóstol, Cirineo, Cananeo, Pedro, Reino, Iglesia, ciudad, infierno, purgatorio, cielo, entradas, potestades o llaves

 ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del

 Algunos decían que Jesús era Juan

 Tú eres el Cristo, dijo Simón

 Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi

 No triunfarán sobre la Iglesia las puertas del

 A Pedro le prometió que le daría las






  3. La Transfiguración 

   Seis días después, tomó Jesús consigo a Pedro, a Santiago y a Juan su hermano, y los llevó a ellos solos a un monte alto, y se transfiguró ante ellos, de modo que su rostro se puso resplandeciente como el sol y sus vestidos blancos como la luz. En esto, se les aparecieron Moisés y Elías hablando con él. Pedro, tomando la palabra, dijo a Jesús:

   - Señor, qué bien estamos aquí; si quieres haré aquí tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. Todavía estaba hablando, cuando una nube resplandeciente los cubrió y una voz desde la nube dijo:

   - Éste es mi Hijo, el Amado, en quien tengo mis complacencias: escuchadle.

   Los discípulos al oírlo cayeron de bruces llenos de temor. Entonces se acercó Jesús y los tocó diciendo:

   - Levantaos y no temáis. Al alzar sus ojos no vieron a nadir sino solo a Jesús. Mientras bajaban del monte, Jesús les ordenó:

   A nadie contéis la visión hasta que el Hijo del Hombre haya resucitado de entre los muertos. (Mateo 17, 1-9

(Pintura: Transfiguración de Cristo. DAVID, Gerard. Museo de Brujas)

  C. Selecciona una de estas respuestas: Andrés, Judas, Juan, sol, ludero, relámpago, Jacob, Abrahan, Elías, Deseado, Amado, Despreciado, tiendas. casas, castillos, tristes, felices o miedosos 

 Subieron al monte Pedro, Santiago y

 Su rostro se puso resplandeciente como el

 Se aparecieron Moisés y

 Éste es mi Hijo, el

 Pedro propuso hacer tres

 Los tres apóstoles estuvieron muy




 

Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:

Contraseña:

 

Información de la matrícula

| Aplicaciones didácticas | Vida de Jesús |
Para los mayores | Para imprimir |
Sopa de letras |

| Vídeo: Dimensión ética | Otros: El mercado



®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL