22. Multiplicación de panes y peces





  1. Preparación del milagro

    Jesús partió al otro lado del mar de Galilea, el de Tiberíades. Le seguía una gran muchedumbre porque veían los milagros que hacía con los enfermos. Jesús se subió a un monte, y se sentó allí con sus discípulos. Estaba próxima la Pascua, la fiesta de los judíos. Jesús. al levantar la mirada y ver que venía una gran muchedumbre, dijo a Felipe:

   - ¿Dónde compraremos pan para que coman éstos? Lo decía para probarle, pues él sabía lo que iba a hacer. Felipe le respondió:

   - Doscientos denarios de pan no bastan para que cada uno coma un poco. Uno de los discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo:

   - Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces; pero ¿qué es esto para tantos. Jesús dijo:

   - Haced sentar a la gente. En aquel lugar había mucha hierba. Se sentaron, pues, los hombres en número de unos cinco mil. (Juan 6, 1-10.)

---

En la vida cristiana hay que poner al servicio del Seños lo que tengamos, aunque nos parezca poco. El Señor sabrá multiplicar la eficacia de esos medios tan insignificantes.

(Pintura: Milagro de los panes y los peces. LANFRANCO, Giovanni. Galería Nacional de Irlanda. Dublín)

A. Contesta con una palabra.

 La gente veía los milagros que hacía con los

 Ante la muchedumbre pidió ayuda a

 ¿Cuántos denarios harían falta?

 El hermano de Simón Pedro era

 Tenían cinco panes y dos

 Se sentaron unos cinco mil





  2. Milagro de la multiplicación de panes y peces

   Jesús tomó los panes y, habiendo dado gracias, los repartió a los que estaban sentados, e igualmente les dio los peces cuanto quisieron. Cuando se saciaron, dijo a sus discípulos:

   - Recoged los trozos que han sobrado para que nada se pierda. Entonces los recogieron y llenaron doce cestos con los trozos de los cinco panes de cebada que sobraron a los que habían comido. (Juan 6, 11-15)

   Aquellos hombres, viendo el milagro que Jesús había hecho, decían:

   - Este es verdaderamente el profeta que viene al mundo. Jesús, conociendo que iban a venir para llevárselo y hacerlo rey, se retiró de nuevo al monte él solo.

---

El mandato de recoger los trozos sobrantes enseña que los bienes materiales, por ser dones de Dios, no se deben desperdiciar, sino que han de ser usados con espíritu de pobreza.

(Pintura: Retrato de Cristo. EYCK, Jan van. Museo Groeninge. Brujas)

  B. Pulsa una palabra

 Jesús tomó los panes y dio

 Con los panes y peces los

 Todos quedaron

 ¿Cuántos cestos recogieron con lo sobrante?

 Dijeron que Jesús era un

 La gente querían hacerlo

  3. Jesús camina sobre las aguas  

   Jesús mandó a los discípulos que subieran a la barca y que se adelantaran a la otra orilla, mientras él despedía a la gente. Y, despedida la multitud, subió al monte a orar a solas; Y después de anochecer permanecía él solo allí. Entretanto la barca estaba ya alejada de  tierra muchos estadios, batida por las olas, porque el viento le era contrario.

   En la cuarta vigilia de la noche vino hacia ellos caminando sobre el mar. Cuando le vieron los discípulos caminando sobre el mar, se turbaron y decías:

   - Es un fantasma;  y llenos de miedo empezaron a gritar. Pero al instante Jesús comenzó a decirles:

   - Tened confianza, soy yo, no temáis. Entonces Pedro le respondió:

   - Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. Él le dijo:

   - Ven. Y Pedro, bajando de la baca, comenzó a andar sobre las aguas hacia Jesús. Pero al ver que el viento era tan fuerte se atemorizó y al empezar a hundirse gritó diciendo:

   - ¡Señor, sálvame! Al punto Jesús, extendiendo su mano, lo sostuvo y le dijo:

   - Hombre de poca fe, ¿por qué has dudado? Y cuando subieron a la barca cesó el viento. Los que estaban en la barca le adoraron diciendo:

   - Verdaderamente eres Hijo de Dios. (Mateo 14, 22-33)

---

Cuando Pedro empezó a temer y a dudar, empezó también a hundirse hasta que, de nuevo, lleno de fe, gritó: Señor, sálvame. Si como Pedro flaqueamos en algún momento, también como él esforcémonos a nuestra fe y gritemos a Jesús para que venga a salvarnos.

(Pintura: Cristo en el mar de Galilea. TINTORETTO, Jacobo. Galería Nacional de Arte. Washington)

  C. Selecciona la respuesta correcta.

 Jesús subió a un monte para

 El Señor vino hacia ellos caminando sobre el

 Los apóstoles pensaron que era un

 Jesús les dijo: Tener confianza y no

 Se bajó de la barca el apóstol

 Tienes poca fe porque has





  Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:
 

Contraseña:
 

 

Información de la matrícula


 Aplicaciones didácticas 

Atrás

Artículo: Educación en la confianza

Otros: Familia

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999 Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL