20. Varios hechos en Galilea
Juego de palabras

  1. La tempestad calmada a

    Subiendo después a una barca, le siguieron sus discípulos. Y he aquí que se levantó en el mar una tempestad tan grande que las olas cubrían la barca; pero Él dormía. Y se acercaron y le despertaron diciendo:

   - ¡Señor, sálvanos que perecemos! Jesús respondió:

   - ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, increpó a los vientos y al mar, y se produjo una gran bonanza. Los hombres se admiraban y dijeron:

   - ¿Quién es este que hasta los vientos y el mar le obedecen?
(Mateo 8, 23-27)

---
Los cristianos, siguiendo el ejemplo de los Apóstoles que iban en la barca, debemos recurrir a Jesucristo con las mismas palabras: ¡Señor, sálvanos que perecemos!

(Pintura: Cristo en el mar de Galilea. TINTORETTO, Jacobo. Galería Nacional de Arte. Washington)


  2. Los endemoniados de Gadara

   Al llegar a la otra orilla, a la región de los gadarenos, le fueron al encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, tan furiosos que nadie podía transitar por aquel camino. En ese momento se pusieron a gritar diciendo:

   - ¿Qué tenemos que ver contigo, Hijo de Dios? ¿Has venido aquí antes de tiempo para atormentarnos? Había lejos de ellos una gran piara de cerdos que pacían. Los demonios le rogaban diciendo:

   - Si nos expulsas, envíanos a la piara de cerdos.. Les respondió:

   - Id. Y ellos salieron y entraron en los cerdos. Entonces toda la piara corrió con ímpetu por la pendiente hacia el  mar y pereció en el agua. Los porqueros huyeron y al llegar a la ciudad contaron todo, en particular lo de los endemoniados. Ante esto toda la ciudad salió al encuentro de Jesús y, al verle, le rogaron que se alejara de su región.

---
Una actitud egoísta y materialista cierra el horizonte de los bienes eternos. Por este camino podemos expulsar a Dios de nuestra vida, como lo hicieron de su tierra los habitantes de Gadara. (Mateo 8, 28-34)

(Pintura: Cristo el Buen Pastor. MURILLO, Bartolomé Esteban. Museo del Prado. Madrid)


  3. Resurrección de la hija de Jairo

   Y habiendo cruzado de nuevo Jesús en la barca hasta la otra orilla, se reunió una gran muchedumbre a su alrededor mientras Él estaba junto al mar. Viene uno de los jefes de la sinagoga, de nombre Jairo, y. al verlo, se echa a sus pies, y le suplica con insistencia diciendo:

   - Mi hija está en las últimas. Ven, impón tus manos sobre ella para que se salve y viva. Se fue con Él, y le seguía la muchedumbre, que le oprimía.

   Todavía estaba Él hablando, cuando llegan desde la casa del jefe de la sinagoga, diciendo:

   - Tu hija ha muerto; ¿para qué molestas ya al Maestro?  Jesús, al oír lo que hablaban, dice al jefe de la sinagoga:

   - No temas, tan solo ten de. Y no permitió que nadie le siguiera, excepto Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago. Llegan a la casa del Jefe de la sinagoga, y ve el alboroto y a las que lloraban y a las plañideras. Y al entrar les dice:

   - ¿Por qué alborotáis y estáis llorando? La niña no ha muerto, sino que duerme. Y se reían de Él. Pero Él, haciendo salir a todos, toma consigo al padre y a la madre de la niña y a los que le acompañaban, y entra donde estaba la niña. Y tomando la mano de la niña, le dice:

   - Talita qum, que significa: Niña, a ti te digo, Levántate. Y en seguida la niña se levantó y se puso a andar; pues tenía doce años; y quedaron llenos de asombro. Les insistió mucho en que nadie lo supiera, y dijo que dieran de comer a la niña.
(Marcos 5, 21-24 y 35-43)

---
El cristiano debe esperar la ayuda de Dios, que no le faltará para superar los obstáculos que se opongan a su santificación.

(Pintura: Jesucristo resucita a la hija de Jairo. OVERBECK, Friedrich. Museo Staatliche. Berlín)

  A. Contesta a cada pregunta con una palabra y escríbela en un papel para escribirla después en el juego de palabras: bras:


 1. Se levantó en el mar una gran...
 2. Dijeron: Sálvanos que...
 3. Mandó a los vientos y al mar y se produjo la...
 4. Había dos endemoniados en la región de...
 5. Los demonios pidieron entrar en los...
 6. Le pidieron a Jesús que se alejara de su...
 7. Uno de los jefes de la sinagoga era...
 8. Jairo pidió a Jesús que curara a su...
 9. Jesús dijo a Jesús: Ten fe y no...
 10. La niña se levantó y se puso a...

Juego de palabras

Las diez preguntas:  

Puntos :  
Oportunidades gastadas:




 
Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:

Contraseña:

 

Información de la matrícula

| Aplicaciones didácticas | Vida de Jesús |
Para los mayores | Para imprimir |
Interactivo |

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL.