14. Las Bienaventuranzas
Sopa de letras

  1. Las Bienaventuranzas  

   Al ver Jesús a las multitudes, subió al monte; se sentó y se le acercaron sus discípulos; y abriendo su boca les enseñaba diciendo:

   Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.

   Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.

   Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra.

   Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.

   Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

   Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.

   Bienaventurados los pacíficos, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

   Bienaventurados los que padecen persecución por la justicia, porque de ellos es el  Reino de los Cielos.

   Bienaventurados seréis cuando os injurien, os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en el Cielo: de la misma manera persiguieron a los profetas que os precedieron. (Mateo 5, 1-11)

---
En todos los tiempos las Bienaventuranzas ponen muy por encima los bienes del espíritu sobre los bienes materiales. Sanos y enfermos, poderosos y débiles, ricos y pobres... son llamados, por encima de sus circunstancias, a la felicidad profunda de quienes alcanzan las Bienaventuranzas de Jesús.

  2. La sal de la tierra

   Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa ¿con qué se salará? No vale sino para tirarla fuera y que la pisotee la gente.

   Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en lo alto de un monte; ni se enciende una luz para ponerla debajo de un celemín, sino sobre un candelero a fin de que alumbre a todos los de la casa.

   Alumbre así vuestra luz ante los hombres para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los Cielos. (Mateo 5, 13-16)

---
Cada cristiano ha de luchar por su santificación personal, pero también por la santificación de los demás. Jesús lo enseña con las imágenes expresivas de la sal y de la luz. Así como la sal preserva de la corrupción a los alimentos, les da sabor, los hace agradables y desaparece confundiéndose con ellos, el cristiano ha de desempeñar esas mismas funciones entre sus semejantes.


  3. La plenitud de la ley 

   No penséis que he venido a abolir la Ley o los Profetas; no he venido a abolirlos sino a darles su plenitud. En verdad os digo que mientras no pasen el Cielo y la tierra no pasará de la Ley ni la más pequeña letra o trazo hasta que todo se cumpla.

   Así, el que quebrante uno solo de estos mandamientos, incluso de los más pequeños, y enseñe a los hombres a hacer lo mismo, será el más pequeño en el Reino de los Cielos. Por el contrario, el que los cumpla y enseñe, ése será grande en el Reino de los Cielos. Os digo, pues, que si vuestra justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el Reino de los Cielos. (Mateo 5, 17-20)

---
Jesús enseña en este pasaje el valor perenne del Antiguo Testamento, en cuanto que es palabra de Dios; goza, por tanto, de autoridad divina y no puede despreciarse lo más mínimo.

(Pintura: La Transfiguración. RAFAEL Sanzio de Urbino. Pinacoteca Vaticana)

  A. Contesta a cada pregunta con una palabra y escríbela en un papel para buscarla después en la sopa de letras: :

 1. Los pobres de espíritu alcanzarán el reino de los...
 2. Los que ahora lloran  serán...
 3. Los misericordiosos alcanzarán...
 4. Los que tienen hambre y sed de justicia serán...
 5. Vosotros sois la sal de la...
 6. Vosotros sois la luz del...
 7. La luz se pone sobre el...
 8. Jesús no vino a abolir la...
 9. Todos los mandatos de la ley se...
 10. El que cumpla y enseñe los mandamientos será...

Sopa de letras


 

 

 

 

 

 

 

 



 

Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:

Contraseña:

 

Información de la matrícula

| Aplicaciones didácticas | Vida de Jesús |
Para los mayores | Para imprimir |
 Interactivo |

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL