Fear to require

Fear to require

By Arturo Ramo García

    Any process of education involves the passage from being to what should be. It is based on the educational situation in which a child is, to reach a state of more perfection. To take this step the student usually needs the help of parents and teachers, because in itself tends to comfort, to the easy and the minimal effort. For the aid to be effective the teacher has to require with strength, but with affection, always seeking the good of the boy. 

    In modern times we find that some parents and teachers do not exercise this requirement that is needed to achieve education.

    One reason is they think that the requirement is incompatible with tolerance and democracy and what's hot in the environment is to respect the freedom of children. One thing is the positive object of educating in freedom and for liberty and another is "laissez-faire, the shrug and leave the kids in the abandon. This is a dereliction of duty on the part of the teacher which produces in prejudice to the learner.

    Sometimes parents say they are not trained to educate their children, who do not have sufficient knowledge of the subjects for helping them and such work is left to the teachers. With this approach fall into the error: An explanation of the school subjects is a priority task of teachers and parents is secondary, but the human formation and the acquisition of habits of conduct is a priority for parents and of subsidiary form for teachers. Hence it is clear that parents are the primary educators of their children and they have grace of state to carry out the education of the creatures that have engendered.

    Some parents are hesitant to require to their small because they say they have no authority on them, and they do not obey and do not listen. In this case they must learn to gain in authority and achieve with good ways that their kids obey them.

    Some times parents do not require their children for fear of losing their love or fear of causing them trauma or look bad to the neighbors or friends. In these cases the parents love more themselves than their children and put their interest to their small. Affection does not mean over-indulgence or lack of exigency, because the affection, when is true, is linked to the requirement.

    It is sad to see so many good parents, make miserable to their children by not requiring, thinking it is a manifestation of love, when in reality it is rather a form of weakness or of selfishness.               

Original de http://indeforum.wordpress.com/

Traducido por José Molero Fernández. http://pepemolero.artelista.com/

     Instituto de Desarrollo Comunitario: http://www.idcmurcia.blogspot.com/


El miedo a exigir

Por Arturo Ramo García

    Todo proceso de educación supone el paso del ser al deber ser. Es partir de la situación educativa en que se encuentra un chico para llegar a un estado de mayor perfección. Para dar este paso el educando necesita ordinariamente la ayuda de los padres y los profesores, porque de por sí tiende a la comodidad, a lo fácil y al mínimo esfuerzo. Para que esa ayuda sea efectiva el educador ha de exigir con fortaleza, pero con afecto, buscando siempre el bien del chico.

    En los tiempos actuales observamos que tanto algunos padres como profesores no ejercen esta exigencia necesaria para lograr la educación.

    Una razón es que piensan que la exigencia es incompatible con la tolerancia y la democracia y lo que está de moda en el ambiente es respetar la libertad de los pequeños. Una cosa es el objeto positivo de educar en la libertad y para la libertad y otra es "dejar hacer", el encogerse de hombros y dejar en el abandono a los chicos. Esto supone una dejación de deberes por parte del educador que produce un perjuicio en el educando.

    Otras veces los padres dicen que no están formados para educar a sus hijos, que no tienen conocimientos suficientes de las asignaturas para poderles ayudar y que esa labor la dejan en manos de los profesores. Con esta postura caen en el error: La explicación de las materias escolares es labor prioritaria de los profesores y de forma secundaria de los padres, pero la formación humana y la adquisición de hábitos de conducta es tarea prioritaria de los padres y de forma subsidiaria de los profesores. Por eso está claro que los padre son los primeros educadores de sus hijos y tienen gracia de estado parra llevar a cabo la educación de las criaturas que han engendrado.

    Algunos padres no se atreven a exigir a los pequeños porque dicen que no tienen autoridad, que no les hacen caso y que no les obedecen. Es este caso han de aprender a ganar autoridad y lograr con buenas maneras que sus hijos les obedezcan. Porque los hijos primero desobedecerán, pero después discutirán, les gritarán, les insultarán o les pegarán. Algunos padres tienen que denunciar a sus hijos por malos tratos a sus progenitores.

    En otras ocasiones los padres no exigen a sus hijos por miedo a perder su cariño o por temor a que les pase algo malo o que les produzca un trauma o quedar mal ante los vecinos o amigos. En estos casos que se quieren más a sí mismos que a los pequeños y anteponen su bien al suyo. El afecto no quiere decir exceso de indulgencia ni falta de exigencia, porque el afecto, cuando es verdadero, va unido a la exigencia.

    Da pena ver a muchos padres que, siendo buenos, hagan desgraciados a sus hijos por no exigirles, pensando que eso es una manifestación de cariño, cuando es más bien una forma de debilidad o de egoísmo.

Original de http://foroin.wordpress.com/



 Aplicaciones didácticas 

Atrás



| Pintura: Lorenzo di CrediOtros: Alto Renacimiento

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)