13. La conciencia


    A) La conciencia

    Alguien  dijo: "lo que ocurre en nuestra sociedad es que casi todo el mundo habla de libertad y casi nadie menciona la conciencia". Sobre mi experiencia cotidiana, creo que la frase encierra una gran verdad y que el olvido de la conciencia es ni más ni menos que el comienzo de la desaparición de la libertad.

   La libertad es la capacidad de obrar de acuerdo con la razón, la conciencia es justamente la capacidad del hombre para conocer y juzgar si hay razón o razones para hacer o dejar de hacer algo.

   La conciencia viene a ser como la racionalidad de nuestros actos. Si la conciencia se quita, los actos se reducen a puras operaciones nacidas de impulsos primarios o de reacciones mecánicas ante situaciones. En este caso se trata de actuaciones inconscientes. Hasta qué punto en la mente humana está clavada la idea de que la conciencia es esencial en el obrar humano, que cuando decimos de uno que es "un inconsciente" estamos afirmando que sus pensamientos, palabras u obras no tienen valor.

    Víctor García Hoz. Ideas para la educación. Editorial Rialp. Pág. 69.

     Ejercicio interactivo de la Autoeducación.   Otros ejercicios

    B) Medios de la verdad

    Con firmeza, sin vacilaciones, ante la resistencia que pueda encontrar; la verdad no duda de sí no duda del resultado, si es escuchada;  no va como a tientas, se impone a todos; sin desmayos, por la continuidad de la lucha, por  los fracasos aparentes a que la expongan la ceguedad y dureza de los hombres; sin conmiseraciones mal entendidas, aplicando el remedio al mismo mal, cortando, sajando, quemando, buscando el bien del alumno, el verdadero bien, siquiera para ello haya de sacrificar bienes aparentes, afecciones, etc.; sin condescendencias con los caprichos y debilidades; sin transigencias con el error y los vicios; sin claudicaciones vergonzosas ante las promesas y amenazas, ante los halagos y la seducción;  se ofrece a la vista de todos dispuesta a enriquecer con sus dones a cuentos quieran admitirla, pero también a se implacable con los que no la quieran reconocer: "Quien pecare contra ella se hace daño a sí propio".

    P. Valentín Caballero, Sch. P. Orientaciones pedagógicas de san José de Calasanz. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. pág 48.

   Ejercicio interactivo de la Fortaleza.   Otros ejercicios

   C) Las obras del maestro

    Las obras del maestro han de ser hijas del amor y éste el que inspire abnegaciones, sacrificios y la muerte misma. El secreto está en que es un amor de caridad, un amor de la de la mejor calidad, porque ama al alumno con el mismo amor con que ama a Dios.

   El amor descubre posibilidades ignoradas en el discípulo.

   Hay en muchas, que parecen exteriormente vulgaridades, verdaderos tesoros y esos tesoros quedan la mayoría de las vences sin descubrir, porque el educador no vence con los medios de que dispone, la timidez, cortedad, flojedad del educando, condición precisa para que el tesoro sea descubierto.

   San Pedro Poveda. Itinerario pedagógico. Estudio preliminar de Ángeles Galino. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Pág. 52.

   Ejercicio interactivo de  Vencer la timidez.   Otros ejercicios


Ideas educativas | Aplicaciones didácticas | Ejercicios interactivosOtros | Valores





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL