6 + 7 = 18

    6 + 7 = 18

    Comentario del evaluador:

1.- La grafía del signo 6 es correcta.

2.- Puede decirse lo mismo de la del signo siete.

3.- El signo más señala con acierto que se trata de una adicción.

4.- En cuanto al resultado:

                Va correctamente precedido por el signo de igualdad.

                El uno es correcto.

                El segundo número no debiera ser un ocho. Pero si se divide verticalmente por la mitad, puede observarse que el alumno ha incluido un tres con su simétrico en la respuesta. La tendencia pues incluía una parte de acierto.

    Evaluación:

    La precedentes consideraciones muestran que la actitud del alumno fue positiva pues lo intentó. Los procedimientos fueron correctos pues los elementos están correctamente ordenados. En conceptos sólo erró parcialmente en UNO sobre SEIS elementos que forman el ejercicio, lo que equivale a un 8,3, casi sobresaliente. Puede, en consecuencia, calificarse como NOTABLE.

    Progresa adecuadamente.


Chistes para todos


Entra un tío en una tienda y pregunta:

-¿Tiene cacao familiar?

-¿Y a usted qué le importa?


-¿Cómo te llamas?

-Yo, Pablo, ¿Y tú?

-Yo, Bienvenido,

-¡Anda, como el felpudo!


En un entierro, se acerca un señor a otro y le dice:

-¿Sabes quién es el muerto?

-Hombre, supongo que es el que va en la caja.


-Por favor, ¿me puede decir cuál es la calle mayor?

-No lo sé. Nunca las he medido.


-Doctor, doctor, ¿me puedo bañar con diarrea?

-Hombre, si tiene bastante...


-¡Botes al agua!

Y en el barco se quedaron sin mermelada.


-Oiga, ¿me vende un reloj?

-¿Qué marca?

-Pues qué quiere que marque: la hora.


De leperos 






Cierta vez, un hombre rico, que donaba bastante dinero a la escuela de Lepe, decide visitar la escuela para comprobar el buen nivel de los alumnos. Ingresa a la primera sala y con su tono rudo que lo caracterizaba interpela a la clase preguntándole:

-¿Quién rompió las tablas de la Ley?

Hubo un silencio. El hombre, poniéndose nervioso, demanda al alumno del primer banco:

-Contéstame, ¿quién rompió las tablas de la Ley?

El alumno atemorizado le contesta cabizbajo:

-No lo sé, yo no fui.

El hombre se vuelve al maestro y le dice:

-¿Ha escuchado usted, cómo puede ser?

El maestro le contesta:

-Mire, Mauricio es travieso pero nunca miente, si él dice que no fue, él no fue.

El hombre sale indignado y se dirige al director de la escuela, le relata las respuestas que obtuvo del alumno y del maestro y el director le contesta:

-Serénese, vamos a investigar más profundamente y averiguaremos quién fue el que rompió las tablas, mientras tanto, a pesar de que la escuela está pasando un mal momento económico, creo que podemos cubrir gastos y comprar unas nuevas.


Un lepero está abonando con estiércol un campo de fresas. Un amigo le dice:

-¿Qué andas, Venancio?

-Aquí, echando mierda a las fresas.

-Pero, ¡caray! ¿No has probado con nata?


Ayer fallecieron 4 leperos; dos en un asesinato y dos en la reconstrucción de los hechos.


Un lepero pide una pizza a domicilio y le preguntan:

-¿En cuántos pedazos quiere que la cortemos? ¿6 ó 12?

-Hombre, pues 6 nada más. Yo no me como tantos.


Va un lepero a pescar en el hielo. Abre un agujero y, cuando va a meter el sedal y el anzuelo, oye una voz desde lo alto que le dice:

-AHÍ NO HAY PECES.

Desconfiando, prueba a pescar durante un rato sin resultado. Convencido al fin, camina un poco y abre otro agujero. Ya va a meter el sedal y el anzuelo cuando oye otra vez la voz desde lo alto:

-AHÍ TAMPOCO HAY PECES...

Prueba durante un rato, sin que ninguno pique. Se levanta, camina un poco más, y ya va a abrir otro agujero, cuando la voz le dice:

-TAMPOCO AHÍ VAS A ENCONTRAR PECES...

El lepero, disgustado, le replica a la voz:

-¿Y tú como sabes tanto...? ¿Eres Dios, acaso...?

-NO SOY EL GERENTE DE ESTA PISTA DE HIELO...


Dos ladrones asaltan a un lepero trasnochador...

-No grites, el dinero o aquí te dejamos tieso...

.Nada, no traigo “pasta”, déjenme en paz...

Los ladrones le dan una paliza. Uno de ellos le quita la cartera y le dice al otro:

-Si será imbécil el tío. Por mil pesetas se deja matar.

Entre su dolor y semiinconsciencia, el lepero dice:

-Y las cien mil que llevo en el calcetín, ¿qué? 





 Aplicaciones didácticas 

Atrás





| Formación: Creo en el Espíritu SantoOtros: Religión mayores |

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL