Reglamento del empleado público

             REGLAMENTO DEL EMPLEADO PÚBLICO

1. Debe estar fatigado antes de comenzar a trabajar.

2. Luego de hacer un trámite, reclínese sobre una silla, bébase un café y  fúmese un puro... para reponer fuerzas.

3. Si se acerca algún amigo, no se distraiga más de dos horas.

4. Si alguien necesita de usted, ponga su mejor cara de desgana. (Recomendamos practicarla media hora diaria frente al espejo).

5. Repita insistentemente “en la ventanilla de la derecha lo van a atender” y luego de un buen rato, pásese a esa ventanilla.

6. Si viene el jefe, por favor, trate de no roncar.

7. Si hay una sola persona esperándolo, ni la mire... Espere a que se forme una  cola respetable, entonces pregunte: ¿Los atienden?

8. Cada vez que se cruce con algún compañero, repita: “Por lo que nos pagan”.

9. Cuando sea la hora de irse, deje todo como está y salga corriendo. No olvide  vociferar “¡Qué día tuvimos hoy!”

10. No olvide tener este Reglamento en su cocina y reírse como si fuera mentira.


Chistes para todos


-Oye, ¿sabes que grabé un disco?

-Sí, hombre, ya lo compré.

-Ah, ¿fuiste tú?


-¿Es usted pequeño?

-No, es que estoy lejos.


-Camarero, me pone un pollo muy poco hecho, con unas patatas fritas?

Se lo trae el camarero y el cliente se pone a comer. Al momento le llama:

-Camarero, ¿me puede asar un poco más el pollo, que se me está comiendo las patatas fritas?


En una tienda de fotografía entra un caballero.

-Usted dirá, señor.

-Mire, me llamo Alberto Pérez, tengo 40 años, soy ingeniero electricista, estoy casado con cuatro hijos...

-¡Oiga!, ¿y a mí qué me cuenta?

-No, es que afuera hay un cartel que dice: “Entre y revele su rollo”.


-Niño, no comas más pasteles que vas a reventar.

-Pues dame otro y apártate.


-¿Por qué lloras, hija?

-Porque Juan no se quiere casar conmigo.

-¿Por eso lloras? Tíos que no se quieran casar contigo los encontrarás a patadas.


Es un tío muy feo que va a una pescadería y pregunta:

-¿Me pone bonito?

-¿Pero usted qué se cree, que esto es Lourdes?


De leperos 






¿Por qué un lepero murió congelado en la puerta del cine?

Estaba esperando a que abriesen para ver “Cerrado durante el invierno”.


¿Por qué los leperos ponen el dedo encima de un clavo al clavarlo?

Porque el ruido de los martillazos les produce dolor de cabeza.


¿Qué hubieras hecho en la guerra del Golfo, si fueses un iraquí y un lepero te hubiese tirado una granada de mano?

La recoges, le quitas la anilla y la devuelves.


¿Sabes por qué un lepero se pone muy contento si acaba un puzzle en seis meses?

Porque en la caja dice: “de 2 a 4 años”.


¿Sabes el del lepero que se ahogó en un estadio mientras hacían “la ola”?


Un lepero va a concursar en el programa de preguntas 50x15, y le dice el presentador:

-Buenas noches, José, ¿de dónde viene usted?

A lo que el lepero responde:

-Quiero usar el comodín del público.





 Aplicaciones didácticas 

Atrás





Artículo: Los riesgos del aborto clandestino

Otros: Aborto

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL