Un recambio de folios

    Un recambio de folios

    -Hola, buenos días. ¿Me da un recambio de folios para la carpeta?

    -¿Alguna marca en particular?

    -No, gracias, me da igual.

    -Sí, bueno, pero ¿cómo la quiere? ¿Liso, cuadriculado, con líneas?

    -Cuadriculado, por favor.

    -¿Con qué tamaño quiere los cuadros?

    -Esto...

    -Tengo los normales de 4 milímetros, pero también le puedo dar papel centimetrado, o medio centímetro, o los grandes de pulgada.

    -Me da igual, con cuatro centímetros.

    -El papel blanco y las rayas negras, me imagino.

    -Sí, sí.

    -¿Con margen o sin margen?

    -Bueno, con margen.

    -¿De qué color quiere la raya del cuadro?

    -Pues no lo sé... ¿Qué colores tiene?

    -Unos cuantos... rojo, negro, azul...

    -Rojo mismo, ¿para qué más ?

    -¿Cuántos agujeros tiene su carpeta?

    -Cuatro.

    -¿Con las esquinas redondeadas?

    -No, mire, me da igual.

    -Y ¿qué tamaño? ¿Octavilla, cuartilla, folio, holandesa...?

    -Vale, mire, lo que podemos hacer es que vuelvo mañana con la carpeta, y usted me da un recambio igualito que el que tengo ahora, ¿vale?

    -Bueno, sí, si usted quiere...

    Total, que el tío sale mareado de la librería y en la puerta se encuentra con un amigo suyo con un retrete al hombro, que le dice:

    -Hombre, Manolo, ¿qué tal?

    -Pues mira, no muy bien, porque venía a comprar hojas para la carpeta, pero el tío que me ha atendido es un plasta y me ha dado un dolor de cabeza que no me aguanto.

    -¡Qué me vas a decir a mí!  Yo vine esta mañana a por un rollo de papel higiénico, y mira, me tengo que traer el retrete para que le tome medidas.


De países


Un irlandés naufraga en una isla desierta y pasa allí más de 20 años hasta que un día se encuentra una botella en la playa, y al abrirla sale un genio que le concede dos deseos. (Sí, en este caso son solo dos).

El primer deseo que pide el irlandés es una botella de Guinnes que no se acabe nunca. El genio se lo concede. Aparece una botella en la mano del irlandés, que echa un larguísimo trago, pero cuando acaba y vuelve a mirar la botella ve que sigue estando llena.

-Jo, genio, que chollo de botella, voy a ser feliz con ella.

-Bueno, y ¿cuál va a ser tu segundo deseo?

-Hum... ¿me podrías dar otra botella igual?


¿En qué se diferencian los Estados Unidos y Rusia?

En que en los Estados Unidos todavía hay partido comunista.


¿Qué es una lápida?

Una china que corre muy deprisa.


¿Tú sabes cuál es la diferencia entre el capitalismo y el socialismo?

El capitalismo es la explotación del hombre por el hombre; el socialismo es justo al revés.


¿Sabes por qué a Bolibia le dicen LP?

Porque va a 33 revoluciones por minuto.


Unos mexicanos quieren hacer un estudio sobre la situación del hambre en el mundo. Primero van a hablar con los etíopes y les preguntan:

-¿Cuál es su opinión sobre la crisis de los alimentos?

-¿Alimentos?

Desconcertados se van a los Estados Unidos y preguntan:

-¿Cuál es su opinión sobre la crisis de los alimentos?

-¿Crisis?

Total, que esta gente decide irse a Cuba a ver qué les pueden decir por estas tierras, digo islas.

-¿Cuál es su opinión sobre la crisis de los alimentos?

-¿¿¿Opinión???


Bajo Gorbachov, la economía soviética fue conducida al borde del abismo. Pero, gracias a Putin, ha dado un gran paso adelante.


Dos amigos italianos se encuentran. Uno de ellos va con una pala al hombro, y va sudando un montón y parece agotado.

-Pero Luigi, ¿qué te ha pasado?

-Jo, estoy hecho polvo, vengo de enterrar a mi suegra.

-¿Pero te ha costado tanto, con lo fuerte que tú eres?

-Es que no se dejaba.


Dos españoles en una isla desierta: al cabo de un cuarto de hora se están pegando.

Dos ingleses en una isla desierta: al cabo de dos años todavía no se han hablado, nadie les ha presentado.

Dos americanos en una isla desierta: se denuncian el uno al otro por allanamiento de morada.


Era tan... tan... 






Era una mujer tan fea, tan fea, tan fea, que su marido se la llevaba al trabajo para no tener que darle el beso de despedida.


Era una sequía tan larga, tan larga, tan larga, que las vacas daban la leche en polvo.


Era un matemático que tenía una personalidad tan negativa, tan negativa, tan negativa, que cuando llegaba a una fiesta los invitados empezaban a mirarse extrañados y preguntaban: ¿Quién se ha ido?


Había una vez un príncipe tan feo, tan feo, tan feo,  que Cenicienta se fue a casa a las 11:30.


La calle en la que vivo es tan estrecha que querían poner una academia de baile y la tuvieron que poner de canto.


Eres tan agudo como una pelota.





 Aplicaciones didácticas 

Atrás





Artículo: Zurdos: el mundo al revés

Otros: Niños especiales

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL