6. Los seres del universo


  1. Lamartine y el picapedrero

    El francés Lamatine le preguntó al picapedrero de S. Pont:

   - Si usted no ha ido nunca a la escuela, ni ha estudiado el catecismo, ni ha leído nada en los libros que hablan de Dios, ¿cómo sabe que existe Dios? Y el picapedrero le respondió:

   - De pequeño mi madre me lo dijo muchas veces y después he asistido a las clases de catecismo de las parroquias y a otras casas de oración en donde nos reuníamos para hacer oración, adorar a Dios y servirle. Pero aun cuando todo esto no hubiese ocurrido, le aseguro que al recorrer las tierras y ciudades de Francia, todo me habla de Dios. Su idea penetró en mis ojos con el primer rayo de luz, en mi espíritu con la primera reflexión y en mi corazón con el primer latido. Aunque me considere un ignorante, cuando observo una estrella o una hormiga o una hoja o un grano de arena, me pregunto necesariamente: ¿quién es el que te ha hecho?

(Pintura: San Cristóbal. WITZ, Konrad. Ofenliche. Kunssammlung. Basle).

  A. Contesta con una de estas respuestas: italiano, español, francés, escuela, academia, universidad, vecino, madre, padre, parroquia, ciudad, barriada, México, Francia, España, comprado, dejado o hecho

 El señor Lamartine era

 El picapedrero no había ido nunca a la

 Primero oyó hablar de Dios a su

 Asistió a las clases de catecismo de la

 Reconoció a Dios recorriendo las tierras de

 Al ver una hormiga dice: ¿quién te ha






  2. La existencia de las cosas

   El señor Lamartine le dijo al picapedrero:

   - Usted dice que la estrella, la hormiga y el grano de arena los ha hecho Dios.

   - Si, señor; esas cosas no se pueden hacer por sí solas, porque antes de hacer una cosa, es necesario existir; ¿está de acuerdo?  Y antes de existir, esas cosas no existían; luego no han podido hacerse a sí mismas. La conclusión es clara, no tiene vuelta de hoja. Así me he explicado yo la existencia de todo lo que nos rodea. Quizás usted conozca razones más científicas que explique todo esto.

   El señor Lamartine respondió:

   - No; yo pienso lo mismo que usted. Se puede decir con más palabras, pero no con mayor sentido.

(Pintura: Las tres edades del hombre. TIZIANO, Vecellio. Galería Nacional de Scoland. Edimburgo)

  B. Contesta con alguna de estas palabras: la casualidad, Dios, el azar, sí solas, otro igual, generación, saber, existir, comprender, sabían, comprendían, existían, científicas, filosóficas, religiosas, claridad, oscuridad o sentido

 La estrella y el grano de arena los ha hecho

 Las cosas no se pueden hacer por

 Antes de hacer una cosa, es necesario

 Antes de existir, las cosas no

 El señor Lamartine no conocía otras razones

 No se puede decir esto con mayor






  3. Los seres del universo

   Cada uno de los seres del universo son una prueba de la existencia de Dios, porque todos ellos son necesariamente el efecto de una causa que los ha producido, la obra de un Dios creador.

   Aunque los científicos conocen perfectamente los elementos de que se componen esos seres, no son capaces de producir ni uno solo.

   No pueden crear ni un grano de arena, ni una hoja de árbol, ni una hormiga.

(Pintura: San Jerónimo en el desierto. DÜRER, Albrecht. Galería Nacional. Londres) 

  C. Selecciona una de estas respuestas: Dios, científicos, sabios, casualidad, un azar, causa, redentor, creador, salvador, elementos, razonamientos, libros, más, menos, solo, imaginar, crear o explicar 

 Cada ser es una prueba de la existencia de

 El ser es efecto de una

 Los seres son obra de un Dios

 Los científicos conocen los

 No son capaces de producir ni uno

 Un  grano de arena no lo pueden



 



 Si estás matriculado escribe tus datos:

  Nombre:   

 Contraseña:   

 

Información de la matrícula

| Aplicaciones didácticas | Filosofía |
 Teodicea | Para imprimir |

| Artículo: La elegancia de ser agradecidosOtros: Capacidades

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL