Evaluación de los alumnos

 

    EVALUACIÓN DE LOS ALUMNOS

    La evaluación pedagógica de cada alumno no tiene como fin “clasificar” a todos y cada uno de los estudiantes,  sino más bien “valorar” o “descubrir” las posibilidades de cada uno de ellos con objeto de que se desarrollen al máximo así como sus limitaciones para poder salvarlas o compensarlas.

    Podemos distinguir la evaluación referida a norma y evaluación referida a criterio.

    El profesor habrá de utilizar las técnicas de evaluación que razonablemente le puedan indicar la situación del estudiante. Estas técnicas pueden reducirse a tres:

- Exámenes tradicionales.

- Evaluación de trabajos realizados.

- Exploración objetiva con pruebas adecuadas y test.

    El resultado de la evaluación se expresa en notas y calificaciones.

    La evaluación del rendimiento de los alumnos se realiza en función de unos objetivos señalados previamente. Y por lo que se refiere a la posibilidad de promoción o no de los alumnos, la evaluación aludida en el fondo clasifica a los estudiantes en dos grandes grupos: los que han dado un  rendimiento suficiente y los que han dado un rendimiento insuficiente.

    Técnicamente esta evaluación es una evaluación referida a norma, dado que se establece previamente un nivel que sirve como norma para todos los alumnos que han de ser evaluados.

    Pero esta evaluación no cumple los requisitos educativos. Es menester tener en cuenta las condiciones de cada alumno para conocer el valor del rendimiento que ha dado.

    Para penetrar en el sentido pedagógico de la evaluación es menester considerar el rendimiento alcanzado por un estudiante con el rendimiento que de él se esperaba, es decir, el rendimiento adecuado a sus condiciones. Esta es la llamada técnicamente evaluación referida a criterio ya que en este caso no hay una norma o nivel general como punto de referencia sino un criterio particular para cada caso.

    Cuando el rendimiento de un estudiante es igual o mayor que el rendimiento predicho para él estamos frente a un rendimiento satisfactorio; cuando el rendimiento real alcanzado por el alumno es inferior al previsto estamos frente a un rendimiento insatisfactorio.

    Cualquiera que se la situación del estudiante respecto a su rendimiento el profesor no deberá olvidar una tarea fundamental: descubrir, o ayudar a descubrir en el muchacho alguna afición, aptitud o interés sobresaliente. Habrá de animar al estudiante a cultivarse porque esta “eminencia” personal en todos se puede encontrar, es un resorte educativo que no se puede dejar de lado.

    Las situaciones de rendimiento insuficiente o insatisfactorio requieren un tratamiento posterior de enseñanza correctiva que tiene como fin orientar al estudiante acerca de las actividades que pueden ayudarle a salvar el escaso rendimiento que alcanzó y llegar hasta el rendimiento posible y adecuado para él.

    La enseñanza correctiva se concreta en un quehacer del educador que tiene dos manifestaciones: animar al estudiante y prestar una atención individual a cada alumno mediante un trato diferenciado para adaptarse a las posibilidades, limitaciones, capacidad, ritmo y características personales de cada uno.

    Para asegurar una real superación de problemas educativos, el alumno con dificultades debe estar convencido de la importancia de la tarea que debe emprender como recuperación.

    Para motivar el aprendizaje es fundamental que:

    a) El maestro se muestre optimista ante la solución o mejora de los problemas de cada alumno, confiar plenamente en las posibilidades de cada estudiante y transmitirle a éste esa confianza.

    b) Destacar los éxitos conseguidos por los alumnos.

    c) Formular los errores en forma positiva. Es preciso hacerle ver al alumno que es posible superar las dificultades.

    d) Dar a conocer al alumno los resultados de su trabajo.

    e) El alumno debe conocer los objetivos correctivos.

    f) Hacer compatible el tratamiento con otras actividades de interés para el alumno.

    g) Realizar la evaluación de los resultados del plan correctivo

Aplicaciones didácticas | Didáctica

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL