La actividad de los alumnos






    LA ACTIVIDAD DE LOS ALUMNOS

    La actividades de un centro educativo se resume en actividades de aprendizaje que permitan la incorporación eficaz al mundo de la cultura y de la técnica y en actividades de orientación en las que se desarrolla el criterio personal para hacer posible el uso responsable de la libertad.

    Los contenidos concretos y las técnicas educativas surgen de la consideración de que cada estudiante es una persona y, por tanto, en él se encuentran las características siguientes:

    a) Es principio de actividad

    b) Es un ser singular.

    c) Es un  ser abierto.

    d) Es un ser autónomo.

    e) Es un hijo de Dios.

    El hecho de que cada estudiante tenga en sí mismo el principio de su actividad, exige:

* Que se dé prioridad al trabajo y al esfuerzo del estudiante, ya que son los principales medios de educación.

* Que se fortalezca la idea de que el trabajo bien hecho es el medio común y ordinario para alcanzar el propio perfeccionamiento humano y sobrenatural y para contribuir al bien de la sociedad.

* Que la actividad susceptible de ser realizada por el estudiante, no debe ser realizada por el profesor.

* Que la actividad sea planeada rigurosamente y exigida su estricta realización, de tal suerte que los estudiantes adquieran hábitos y técnicas eficaces de cultura y de trabajo.

* Que se procure el máximo desarrollo de las virtudes humanas, prestando especial atención al criterio recto, justicia, sinceridad, generosidad, compañerismo, confianza, reciedumbre, constancia, trabajo, sobriedad, orden sencillez y alegría.

    El hecho de que cada estudiante tenga una personalidad singular, distinta de los demás, obliga:

* A que se programe el trabajo independiente para el estímulo y desarrollo de la actividad individual.

* A evaluar el rendimiento de cada alumno en relación con sus posibilidades, de suerte que a quien pueda rendir mucho se le exija mucho.

* A que la promoción de los alumnos no sea un acto administrativo sino un hecho natural que se produce ininterrumpidamente a lo largo de toda la vida escolar.

* A que la programación y el agrupamiento de los alumnos sea lo suficientemente flexible para acomodarse a las condiciones particulares de todos y cada uno de ellos.

* A que, junto con actividades de aprendizaje receptivo, se programen también actividades creativas.

    El hecho de que cada estudiante sea un ser abierto al mundo que le rodea exige:

* Cultivar las virtudes sociales y cívicas, buscando en todo momento el fortalecimiento de los hábitos de adaptación social, de convivencia y de cooperación.

* Que se procure un ambiente rico en estímulos culturales, intelectuales, técnicos, estéticos y éticos dentro del colegio.

* Que las actividades del centro se programen en el marco de una organización, una didáctica y una orientación participativas.

* Que se organice el trabajo participativo, tanto en equipos pequeños cuanto en grupos mayores, de suerte que se facilite al máximo la convivencia personal entre profesores y alumnos así como de los alumnos entre sí con el fin de que los estudiantes adquieran criterios y hábitos que les capaciten para la convivencia social eficaz y la vida de amistad.

* Que el colegio sea una entidad abierta a las influencias de la familia y de la sociedad, y a su vez influya en ella.

    La autonomía personal que se reconoce a cada estudiante tiene como consecuencia:

* Que se fomente la iniciativa propia de cada uno, educando en y para la libertad unida siempre a la aceptación de la consiguiente responsabilidad personal.

* Que se estimule en los estudiantes la adquisición de un concepto claro de la libertad como expresión de la dignidad humana, ayudándoles a combatir la ignorancia y el miedo, principales obstáculos para obrar libremente.

* Que, aparte de actividades obligatorias, se facilite la programación y realización de actividades optativas y libres.

* Que se proporcione a cada estudiante, desde el momento mismo de entrar en el centro, ocasiones en las cuales pueda tomar decisiones y aceptar responsabilidades.

* Que los alumnos tomen parte en algunos órganos de decisión que permitan la participación efectiva de los estudiantes en la programación, realización y gobierno de las actividades colegiales.

    El hecho de que cada estudiante sea hijo de Dios obliga al colegio:

* A despertar y desarrollar en las almas un profundo sentido de su filiación divina, fundamento espiritual de toda la vida, que debe llevar a vivir en la práctica un clima de oración y frecuencia de sacramentos.

* A tomar conciencia de que todos los cristianos han recibido en el Bautismo una llamada de Dios a la santidad, mostrando las exigencias que esto supone en el plano de la vida ordinaria.

    Mediante el desarrollo de la persona como principio consistente de la actividad con las características de singularidad, apertura y autonomía, las actividades del colegio aspiran a que los estudiantes encuentren  en ellas la satisfacción de su deseo de seguridad, de su sentimiento de dignidad y de su capacidad de comunicación.





Aplicaciones didácticas | Didáctica

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL