35. El rincón de los castigos



   - ¡Dort, a la pared! -dijo el maestro, interrumpiendo la explicación que estaba dando a los alumnos.

   Dort se había levantado de su sitio para quitar bruscamente una goma de borrar a un compañero que antes le había quitado a él la regla.

   Le vinieron ganas de protestar al maestro, pero se calló y, manifiestamente enfadado, se fue al rincón de la clase por el que todos pasaban, cuando eran castigados a la pared. Se puso de espaldas a sus compañeros y metió la cabeza en el rincón. Estaba desahogando su enfado, cuando oyó que el rincón le hablaba:

   - ¿No lloras?

   - No lloro, porque el maestro me ha castigado sin motivo.

   - ¿Sin motivo?

   - La culpa ha sido del otro.

   - Del otro y tuya también. ¡Llora un poco!

   - Estoy enfadado contra el maestro y contra mi compañero, pero no estoy arrepentido para llorar.

   - Otros lloran de rabia. ¡Anda, llora un poco!

   Dort estaba rabioso, y, sin saber por qué, le vinieron las lágrimas. Se restregaba los ojos con los puños para quitárselas, y se secaba las manos en el pantalón.

   - Es bueno llorar -oyó que le decía el rincón.

   - ¿Por qué?

   - No lo sé. Tal vez es que la rabia se va con lágrimas. He visto a tantos niños llorar aquí y dejar luego el enfado... Dejar el enfado y reconocer luego su culpa. Sigue llorando y verás después que el maestro tiene razón.

   Dort lagrimeó un poco más, acabó por serenarse y habló con el rincón:

   - Pero es verdad que mi compañero me quitó la regla.

   - No es razón para quitarle tú a él la goma -le dijo el rincón.

   - ¿Y si no me la devuelve?

   - Prueba, devolviéndole la goma tú.

   - Bueno. Lo haré.

   - Piensa que no te ha castigado el maestro por lo de la goma y la regla, sino por levantarte y molestar la atención de la clase -le aclaró el rincón.

   - ¡Es verdad! -cayó en la cuente Dort.

   En este momento, oyó la voz del maestro:

   - ¡Dort, a tu sitio!

   Y Dort se fue  la mesa del maestro para pedirle perdón. Se sacó la goma del bolsillo y, al pasar junto a él, la entregó a su compañero. Éste le devolvió la regla y siguieron siendo amigos, gracias al rincón de los castigos.

   Samuel Valero

Instrucciones: Pulsa uno de los botones con las letras a, b y c. La letra acertada se pone de color rojo.

PRUEBA DE COMPRENSIÓN

1. ¿Qué hizo Dort?

    a. quitarle la goma a un compañero
    b. quitarle una regla
    c. quitarle un lápiz

  2. El castigo consistió en

    a. ponerse de rodillas
    b. ponerse con los brazos en cruz
    c. meter la cabeza en el rincón

 3. Dort al principio no lloraba porque

    a. el compañero le quitó la regla
    b. el maestro lo había castigado sin motivo
    c. la culpa había sido del otro compañero

 

 4. La verdadera causa del castigo fue que

    a. el compañero le quitó la regla
    b. el profesor le tenía manía
    c. el levantarse y molestar a la clase

 

 5. El maestro dijo en voz alta:

    a. ¡Dort, a tu sitio!
    b. ¡Dort, sigue en el rincón!
    c. ¡Dort, devuélvele la goma!

 

 6. Al final Dort

    a. se fue a su sitio en silencio
    b. pidió perdón al maestro
    c. devolvió la goma al compañero

 



 Si estás matriculado escribe tus datos:

  Nombre:

  Contraseña:   

 

Información de la matrícula

Aplicaciones didácticas

Atrás

| Formación: El buen samaritanoOtros: Vida de Jesús mayores |

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL