23. Grandes ideales

  Primera parte

    Ha de fijarse cada joven algún ideal grande para su vida, y ha de parecerle indigno quedar en las filas de los hombres adocenados. Fíjate tú también algún ideal elevado, y después no te apartes nunca de él y aplica todas tus fuerzas a realizarlo. No digo que dentro de algunos meses, ni siquiera dentro de algunos años, alcances realmente tu ideal. Hasta podría darse el caso de que nunca o alcanzaras. Pero no importa. Con la reconcentración de nuestros pensamientos y de nuestros planes, sin duda nos acercamos al fin, que primero nos parecía levantarse en una altura inabordable. Quien se propone con todas sus energías conseguir un objetivo elevado, descubrirá en sí, día tras día, nuevas fuerzas, cuya existencia ni siquiera sospechaba.

   Cuánto puede soportar el cuerpo humano, nos lo han demostrado las privaciones increíbles de las trincheras; así también si te lanzas con todas tus fuerzas a conseguir un ideal prefijado, sólo entonces podrás ver de cuánto es capaz el alma humana con una voluntad firme.

   Así podrías fijarte, por ejemplo, librarte del defecto mayor que has descubierto en ti, cueste lo que costare. O también: antaño tenías en el diploma de final de curso cuatro "notables" y un "aprobado"; el año que viene proponte tener "sobresaliente" en todo, por mucho trabajo que pudiera costarte. O también: resuelve aprender inglés, y a esto dedicarás media hora cada día, pero sin exceptuar  ninguno. Y así sucesivamente.

  A. Contesta con una de estas palabras: pequeño, grande, apartes, apegues, muchas, pocas, conseguir, librarte, sobresalientes, suspensos, olvidar o aprender.

 Ha de fijarse cada joven un ideal ( ) para su vida
 Fíjate un ideal elevado y no te ( ) nunca de él
 El cuerpo humano puede sufrir ( ) privaciones en las trincheras
 Podrías aspirar a ( ) de un gran defecto
 Podrías conseguir en los estudios varios ( ) en lugar de notables
 Podrías ( ) inglés todos los días

  Segunda parte

   Pero además de estos fines inmediatos, me gustaría que te fijaras un objetivo más lejano. Los libros de texto ingleses están llenos de frases como éstas: "Donde millones de hombres se pararon, allí empieza tú a trabajar." "En las cumbres aún hay mucho lugar para los obreros esforzados." "Los mejores puestos del mundo están aún por conquistarse." "Se buscan todavía la inteligencia y el carácter; en la Bolsa de la vida aún hay gran demanda de ellos", etc.

   Yo quisiera que todo joven se metiera en la cabeza que puede y debe llegar a ser un hombre grande, sabio, instruido, de carácter firme, mejor que muchos otros innumerables. No digo que llegue a serlo en realidad. Pero si sus anhelos y pensamientos se lanzan siempre como el águila a un fin elevado, seguramente lo alcanzará con más facilidad que si, a modo de golondrina, no hace sino rozar de continuo la tierra.

  B. Señala la respuesta correcta entre los paréntesis: termina, empieza, esforzados, cansados, peores, mejores, buscan, olvidan, moderado, grande, alto o bajo.

 Donde millones de hombres se pararon allí ( ) tú a trabajar
 En las cumbres hay mucho lugar para los obreros ( )
 Los ( ) puestos del mundo aún están por conquistar
 Se ( ) todavía la inteligencia y el carácter
 Todo joven puede y debe ser un hombre ( )
 Hay que procurar volar ( ) como las águilas





  Tercera parte

   Naturalmente, hay quien no aprende y no se abre camino, porque es "humilde", "resignado", "modesto". ¡Poco a poco, amigo! La cobardía no es virtud y la pereza no es humildad. La verdadera humildad hace decir al hombre: "Nada soy, nada puedo por mi propia fuerza", pero añadiendo a renglón seguido: "Sin  embargo, no hay en el mundo cosa que no pueda hacer yo, si Dios me ayuda."

   Repite con frecuencia la frase preciosa, la súplica exquisitamente arrolladora de un santo: "¡Dios mío, Dios mío! Nada soy; pero lo que soy es completamente tuyo." Rézala muchas veces y verás qué fuerza espiritual tan viva brota de tan sencilla oración.


Texto de Monseñor Dr. Tihamér Tóth. El joven de carácter. Sociedad de Educación "Atenas", S.A.

  C. Señala la respuesta correcta:  conformarnos, aspirar, puedo, logro, Satanás, Dios, falsa o verdadera.

 No podemos ( ) con ser cobardes y perezosos
 Nada soy, nada ( ) por mi propia fuerza
 No hay cosa que no pueda hacer si ( ) me ayuda
 La ( ) humildad no es cobardía o pereza



 

Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:

Contraseña:

 

Información de la matrícula  

| Aplicaciones didácticasAutoeducación |
Para imprimir | Juego de palabras |

| Formación: Los discípulos de EmaúsOtros: Septiembre |

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL